Los albergues y OSC son el único apoyo con el que cuentan los migrantes que transitan nuestro territorio ya sea para llegar a Estados Unidos o quedarse en México. El Estado no proporciona ninguna ayuda a las personas migrantes con excepción de la niñez...

El problema de la migración infantil crece todos los días, las prioridades sanitarias y las cortinas de humo del gobierno ocultan las vejaciones que sufren los menores.

El problema agudizado por la pandemia se complica por la política de exterminio del gobierno federal hacia las organizaciones de la sociedad civil (OSC), que no solo han padecido los embates del Covid-19, sino la verborrea del gobierno que decidió hacer a las organizaciones de la sociedad civil un enemigo.

Los investigadores de la Universidad Anáhuac, Pablo Pérez Akaki y Aidé Mendoza Flores, indican que es vital la importancia de las OSC’s en la atención de los flujos migratorios y sobre todo para los niños migrantes que caminan por los peligrosos senderos de nuestro país con sus pies pequeños y pasos cortos.

Frente a los flujos migratorios crecientes y ante la falta de asistencia de estado han surgido albergues y organizaciones de la sociedad civil que proveen atención y acompañamiento a las personas migrantes.

Se han identificado 96 albergues a lo largo de las principales rutas migratorias que no solamente proveen ayuda de emergencia (lugar donde dormir, comida, vestimenta, atención médica de emergencia) sino que también se encargan de proporcionar asistencia jurídica, atención psicológica, defensa de derechos humanos, acompañamiento en sus procesos migratorios, además facilitan la creación de redes de apoyo y el contacto con sus familias.

Los albergues y OSC son el único apoyo con el que cuentan los migrantes que transitan nuestro territorio ya sea para llegar a Estados Unidos o quedarse en México.

El Estado no proporciona ninguna ayuda a las personas migrantes con excepción de la niñez.

Aun así, la atención que a la niñez no acompañada o separada es mínima debido no solamente a la falta de voluntad sino también a una falta de recursos y capacidad institucional.

Los albergues del DIF (institución encargada de recibir a los NNA) no son suficientes para recibir al creciente número de menores, sobre todo ahora con las reformas que prohíben la detención de niñez en estaciones migratorias y con las restricciones de salud por la pandemia de Covid-19.

Querido lector, ante la mirada indiferente de las autoridades, miles de las tragedias humanitarias se gestan en las travesías de los menores migrantes que solo buscan encontrar una vida en paz o simplemente reunirse con sus padres. Ya me puse chípil. Hasta la próxima. 

Twitter: @ErosalesA

Eliseo Rosales Ávalos

Abogado

Los mismos de siempre

Politólogo y abogado, académico, columnista, presidente de ciudadanos sin partido y orgulloso mexicano.

Lee más de este autor