Con Europa incursionando en la “nueva normalidad” y América en medio de la primera oleada del coronavirus, los tomadores de decisión ya quieren darle vuelta a la página y encarar la crisis económica.

A la mitad del 2020, el World Economic Forum divulgó un estudio sobre el ánimo imperante entre los integrantes de ese selecto grupo: 68.6% cree que estamos ante una recesión prolongada de la economía global, mientras que sólo 30.8% teme otro brote global de Covid-19 o de alguna otra enfermedad infecciosa.

Entre el colapso económico y la contingencia sanitaria, no hay disyuntivas. Y en el Top 10 de principales riesgos que enfrenta el mundo occidental, la última posición está relacionada con el coronavirus. Si la situación sigue su curso actual, previeron, el mundo verá un aumento de quiebras, tanto de grandes empresas como de pymes; altos niveles de desempleo estructural, particularmente entre jóvenes; restricciones más estrictas sobre el movimiento transfronterizo de personas y bienes; un debilitamiento de las posiciones fiscales en las principales economías; una interrupción prolongada de las cadenas de suministro mundiales; ataques cibernéticos y fraude de datos debido a un cambio sostenido en los patrones de trabajo, y pérdidas de fuentes de empleo debido a una automatización acelerada.

¿De la emergencia sanitaria a una crisis socioeconómica? Las preocupaciones globales del WEF no consideran a los migrantes ni a los refugiados ni a los trabajadores informales, a pesar del peso de la evidencia: un tercio de la población mundial desplazada internamente –de acuerdo a la Acnur– vive en los diez países con mayor riesgo de contagios por coronavirus.

La Covid-19 podría provocar daños colaterales: la caída de las remesas por un valor de 109,000 millones de dólares, una cantidad equivalente a casi tres cuartas partes de toda la asistencia oficial para el desarrollo, que actualmente no llega a los 800 millones de personas que dependen de ella.

La crisis sanitaria aceleró el crecimiento y la rentabilidad del sector digital, pero amenaza también con expandir la brecha digital. Y con profundizar las desigualdades. Las inconsistencias, deficiencias y contradicciones de múltiples sistemas –desde la salud y las finanzas hasta la energía y la educación– están más expuestas que nunca.

Ayer, a través de una reunión virtual, el WEF presentó su iniciativa para el Gran Reseteo del sistema capitalista, con presentaciones especiales del príncipe Carlos de Gales, el secretario general de la ONU, Antonio Guterres, y la directora del Fondo Monetario Internacional, Kristalina Georgeva.

“Vemos signos muy preocupantes”, alertó la titular del FMI, “este año 160 países terminarán con una economía más pequeña que al principio del 2020 y ya proyectamos que habrá más deuda, mayores déficits y más desempleo. Y existe un riesgo muy alto de más desigualdad y más pobreza, a menos que actuemos”.

La iniciativa busca construir “un nuevo contrato social que honre la dignidad de cada ser humano”, que sería alcanzado dentro de seis meses, en la reunión anual de Davos, donde ocurrirá una “cumbre gemela” al WEF del 2021. En resumen, un “gran reinicio” del capitalismo. ¿Será posible?

Efectos secundarios

SOLICITUD. La Comisión Permanente, a propuesta de la senadora priista Sylvana Beltrones Sánchez, requirió a la Secretaría de Salud informes sobre los resultados de los medicamentos experimentales utilizados con pacientes de Covid-19. Y es que mientras los grandes laboratorios aceleran la carrera por una vacuna, actualmente hay 23 estudios clínicos activos en México sobre la enfermedad. El más amplio se denomina ACTT, por sus siglas en inglés, para evaluar la eficacia del remdesivir y alcanzó la fase tres. Otro estudio versa sobre la aplicación combinada de la azitromicina –utilizada para tratar una amplia variedad de infecciones bacterianas–, ivermectina –medicamento antiparasitario– y colecalciferol, en las primeras etapas de la enfermedad, como tratamiento ambulatorio. Este ensayo tiene lugar en hospitales del ISSSTE en la Ciudad de México y arrojará sus primeras conclusiones dentro de una semana. Otras terapias usan dosis de hidroxicloroquina y están los ensayos con plasma convaleciente en hospitales privados de la CDMX y Monterrey.

PADRINAZGOS. La sana distancia tornará en la nueva normalidad, por lo que miles de trabajadores, maestros y estudiantes tendrán que adaptarse a las modalidades disponibles de clases y trabajo en línea. Fundación KIO Networks activó una iniciativa en la que los colaboradores de esa firma pueden guiar a personas con dificultades para acoplarse con las herramientas tecnológicas: desde el apoyo a profesores para que aprendan a utilizar las herramientas tecnológicas a su alcance para dar clases en línea, hasta adultos mayores que necesitan utilizar las plataformas de comunicación digital para seguir en contacto con sus seres queridos.

NEGATIVA. Los proveedores de CIE que reclaman pagos vencidos del gigante del entretenimiento rechazaron las ofertas de rebajas –hasta de 30%– en las facturas expedidas y reclaman que se cubran al 100% las órdenes de compra ya ingresadas de eventos como el Vive Latino. Atoradas esas gestiones, las partes ahora escucharán a funcionarios gubernamentales... o irán a tribunales.

 

Alberto Aguirre

Periodista

Signos vitales

Periodista y columnista de El Economista, autor de Doña Perpetua: el poder y la opulencia de Elba Esther Gordillo. Elba Esther Gordillo contra la SEP.