La subcontratación de personal o de servicios tercerizados es vital para el buen desempeño del gobierno federal. Permitiendo dar respuesta oportuna a un gran número de actividades, cuyos servicios se verían comprometidos, si al gobierno no le fuera posible acceder a este modelo de contratación de personal.

Entre los contratos publicados en Compranet se observan: La Contratación de Servicio con Terceros de Médicos Subrogados en Unidades Médicas; de Médicos Generales,  de Servicios con terceros para la atención de  Covid-19; Servicios Técnicos y Administrativos para el Banco del Bienestar y Servicios para Banobras; Personal para operar el Programa Nacional de Becas y la Prepa en Línea SEP; Servicios en apoyo a la Comisión Nacional Bancaria y de Valores; entre muchos otros servicios que no podrían seguir operando sin el apoyo del outsourcing.

Según datos oficiales obtenidos de Compranet, entre el año 2019 y el mes de noviembre del 2020 se han adjudicado un total de 955 contratos por un monto de 6,103 millones de pesos (se contabilizan solo contratos en moneda nacional). De estos, 886 fueron adjudicados de forma directa a 607 proveedores o contratistas.

Cerca del 93% de los contratos se han asignado sin licitación, se han adjudicado de forma directa un total de 1,307 millones de pesos. El abuso de este tipo de asignación de contratos genera una gran duda sobre qué produce más afectaciones a la Hacienda Pública: ¿La adjudicación indiscriminada de contratos  por asignación directa a empresas, sin fomentar la competencia, la productividad de los sectores económicos y buscar las mejores condiciones económicas para el gobierno mediante el mecanismo de las licitaciones públicas; o bien, el propio modelo de outsourcing?

En Compranet se reportan 58 unidades compradoras, por lo que es claro que el outsourcing tiene un uso generalizado en el gobierno, El ISSSTE, Cinvestav, Fonatur, Conagua, Sedatu, SRE entre otras hace uso de este modelo de contratación.

EL Top 10 en el 2020, según los montos erogados lo encabezan las siguientes instituciones:

Cerca de 300 proveedores han sido adjudicados de forma directa, 12 de ellos con contratos que en su conjunto suman más de un millón de pesos y que deberían haberse sometido a procesos de licitación.

En distintos medios se ha señalado el probable hecho de que se favorezca con la asignación de contratos a diversas empresas, tal es el caso de la empresa We Keep On Moving, S.A. de C.V., que desde el sexenio de Enrique Peña Nieto ha obtenido contratos con el gobierno federal y que en la administración del presidente López Obrador ha sido adjudicada de forma directa en 16 contratos por 7 dependencias con un monto de 155 millones de pesos en el 2019, y 211 millones de pesos en el 2020.

¿Por qué subcontrata el gobierno?

Al igual que en el sector privado, existen muchos factores que llevan a las empresas o instituciones a recurrir a los servicios de outsourcing, en el gobierno, entre otras, destacan:

  1. El costo de oportunidad para la contratación de personal: las agencias de outsourcing cuentan con bolsas de trabajo que le facilita realizar procesos de contratación con gran rapidez, esto permite responder de manera oportuna a las necesidades del contratante, como lo es la contratación de personal para atender la emergencia sanitaria del Covid-19 o personal médico.
  2. El estrechamiento del gobierno ha llevado a una falta de plazas y disminución de salarios, por lo que no se puede hacer frente a todas las necesidades de contratación, es por ello que el gobierno a optado por utilizar servicios de outsourcing para contratar personal en lugar de generar las plazas necesarias con salarios dignos para poder acceder a personal calificado.
  3. Trabajos por obra y tiempo determinados. Son actividades que requieren de personal temporal que el gobierno no puede contratar dado a lo burocracia existente para poder generar plazas y realizar trámites de contratación, además de que los trabajadores en el gobierno, una vez cumplidos 6 meses generan derechos laborales y los hace acreedores a tener una plaza formal.

Finalmente, es importante destacar que la titular de la Secretaría del Trabajo, Luisa María Alcalde Luján, considera que existen 4.6 millones de personas en esquemas de outsourcing, esta cifra se obtiene de Censos Económicos 2019, en el cual se reportan 4 millones 128,912 personas laborando proporcionadas a las empresas por otra razón social y 556,444 personas en esquemas de honorarios o comisiones sin sueldo base.

Si el gobierno considera al personal por honorarios como parte de los servicios de outsourcing, habría que destacar que, según Compranet, entre el 2019 y noviembre del 2020 el gobierno ha adjudicado 18,370 contratos por servicios profesionales y honorarios con un importe de 2,163 millones de pesos. Siendo también un esquema de contratación muy extendido en el gobierno.