Lo que se descuida se pierde.

Anónimo

EL PELIGRO INADVERTIDO. Como en otras ocasiones, el sentido común llega a superar los análisis más sofisticados. En estos días, caminando por algunas zonas en el sur de la ciudad que solían ser muy agradables, noté la manera en que poco a poco se han venido deteriorando. Están ahora llenas de puestos ambulantes (informalidad), baches y basura (¿dónde paran mis impuestos?) y los edificios y parques, muy descuidados. Por si fuera poco, la delincuencia apareció hace tiempo al igual que en otras muchas zonas. La reacción en su entorno (ciudadanos y autoridades) es nula, nos adaptamos o simplemente no nos damos cuenta de este cambio gradual muy negativo.

¿Ha escuchado la historia de la rana en la olla?: Si ponemos una rana en una olla con agua hirviendo, ésta saltará inmediatamente hacia afuera y se escapará. En cambio, si ponemos una olla con agua fría o a temperatura ambiente y ponemos la rana, ésta se quedará tranquila. Si empezamos a calentar el agua poco a poco, la rana no reacciona, sino que se va acomodando a la temperatura hasta que pierde sentido y finalmente se cocina. La metáfora de la historia es extraordinaria para ejemplificar lo riesgoso que puede resultarnos como individuos “acomodarnos” a lo que va sucediendo sin tomar decisiones, sin darnos cuenta. Negar incluso que permanecer en zonas de confort limita posibilidades y la realización de proyectos importantes.

CIFRAS Y PERSPECTIVAS A LA BAJA. La semana antepasada, se dio a conocer el PIB del II Trim 19 con un avance de apenas 0.1% (la autoridad lo celebró como si hubiera sido de 7.0%, pues se estimaba que fuera negativo y con ello la lectura de una “recesión técnica”). La cifra revisada de este dato se conocerá el próximo viernes 23 de agosto. Independientemente de que sea un poco mayor o menor, el hecho es que la perspectiva económica local se ha venido deteriorando gradualmente, a lo largo de los últimos meses. El pasado lunes en la encuesta Citibanamex, la estimación promedio de los participantes revisó a la baja de 0.9 a 0.6% el crecimiento del PIB para este año (venimos de una de más de 2.0% hace un año). Para el 2020, la estimación bajó de 1.5 a 1.4 por ciento. Los más negativos anticipan un avance de sólo 0.1% y los más positivos de 0.9% (ninguno es mayor a 1.0 por ciento). El miércoles pasado, se dio también a conocer que las ventas mismas tiendas (VMT) de la cadena comercial Walmex para el mes de julio avanzaron 2.2% vs un estimado de 4.5 por ciento. Este indicador de consumo nos parece más significativo que el PIB, pues nos da el pulso de la actividad formal e informal, mientras que el PIB sólo mide el aspecto formal del país (la informalidad se estima pueda representar casi 50% de nuestra economía).

¿QUÉ HACER? Así es como las cifras económicas y el sentido común nos dejan ver que estamos en una peligrosa olla de “fuego lento”.

Sin ser la única solución, lo invitamos nuevamente a fortalecer su conocimiento financiero, especialmente en inversiones. Decisiones correctas atendiendo escenarios a mayor plazo han demostrado ser el mejor remedio para evitar caer en una “trampa de pasividad” que poco a poco y sin darnos cuenta nos afecta como ciudadanos y como país no sólo en aspectos financieros sino de manera integral. Una mejor condición económica se traduce en beneficios de distinta índole.

Es socio fundador de SNX, Constructores de Patrimonio.  Puedes escribir tus comentarios y dudas al correo [email protected]