Hoy no quería hablar de dinero, sino de cosas que son más importantes en la vida, como la familia, las experiencias, nuestros principios y convicciones. Sin embargo, me quedé pensando que para todas esas cosas necesitamos dinero.

Existen personas que piensan que el dinero no es importante y no brinda la felicidad. No obstante, lo necesitamos para las necesidades más básicas, como comer, vestir o transportarnos. Entonces esa idea, por más bien que suene, no deja de ser romántica e idealista. El dinero es sin duda importante para lograr cosas en la vida. Es esencial para satisfacer nuestras necesidades, presentes y futuras.

Por eso, la falta de dinero causa tantos problemas. Es sin duda una de las principales fuentes de estrés de las personas. La sensación de no tener para acabar el mes, de no poder pagar algo que le hace falta a nuestros hijos o simplemente no tener la certeza de si podremos comer el día siguiente es ciertamente terrible.

El dinero, por otro lado, es un recurso escaso. Entonces hay que aprender a manejarlo bien, a cuidarlo (protegernos) y a hacerlo crecer. Lo cual también significa asignarlo de acuerdo y en línea con nuestras prioridades en la vida: lo que es más importante para nosotros.

Ahora bien, lo que hay que entender es que nunca es un fin en sí mismo. Nunca hay que perseguir el dinero como si fuera la clave para tener una vida plena. Esto sería un gran error, porque nos puede distraer de lo que realmente disfrutamos.

¿Te has puesto a pensar cuánto pagas por cosas que no valen la pena? Esto incluye sin duda los intereses que generan tus deudas con tarjetas de crédito o por préstamos de nómina que usaste para comprar cosas que utilizas todos los días y que deberían salir de tu salario. ¿Te has puesto a pensar por qué pospones una meta que consideras lejana, como el retiro, por necesidades de corto plazo? Porque algún día ya no vas a poder trabajar y llegará un momento en que te arrepentirás no haberlo pensado antes.

La mayoría de la gente tristemente no. Prefiere ir con la corriente, con la marabunta, pensando en que el tiempo (o el dinero) que les permita enfrentar estas cosas más adelante, de alguna u otra manera, llegará, como por arte de magia.

No sé tú, pero a mí me cuesta mucho trabajo ganar el dinero que recibo. Por eso mismo, porque valoro mi trabajo y además las cosas que son importantes para mí, pienso que mi responsabilidad es cuidarlo y tomar buenas decisiones con él. Nunca desperdiciarlo o usarlo para aquellas cosas que no generan valor a mi vida.

También lo cuido con visión de futuro, porque las cosas suceden. Algunas de manera cierta: el retiro tarde o temprano vendrá, por lo que es mi responsabilidad prepararme. La muerte, aunque no nos guste pensar en ella, también, por lo cual lo menos que le debo a mi familia —que me importa— es que cuando venga les afecte lo menos posible y tengan todo a mano. Pero también hay cosas inciertas, que pueden o no pasar, pero que de presentarse, podrían afectar seriamente mi bienestar y el de la gente que amo. No me olvido de eso.

Por eso, tampoco especulo, porque no me gusta apostar con el producto de mi trabajo y porque —no lo olvidemos— ahorrar implica también dejar de comprar cosas hoy para hacerlo en el futuro. No me gusta jugar con él. Desde luego, siempre hay riesgos en la vida y eso incluye a las inversiones. De hecho, tengo un portafolio bastante agresivo. Pero son riesgos medidos, que conozco y que estoy dispuesto a tomar, porque además son consistentes con mi horizonte de inversión.

En fin, el dinero es —nos guste o no— parte de la vida y fundamental no sólo para sufragar nuestras necesidades básicas, sino para alcanzar aquellas cosas que realmente nos importan, como el bienestar de mi familia, las experiencias que me interesa acumular y además hacer lo que amo hacer.

Te invito a visitar mi página: http://www.PlaneaTusFinanzas.com, el lugar para hablar y reflexionar sobre finanzas personales.

Twitter: @planea @planea_finanzas_finanzas

Joan Lanzagorta

Coach en Finanzas Personales

Patrimonio

Ejecutivo de alto nivel en seguros y reaseguro con visión estratégica de negocio, alta capacidad de liderazgo, negociación y gerencia.

Además es columnista de Finanzas Personales en El Economista, Coach en Finanzas Personales y creador de la página planeatusfinanzas.com