Santa Lucía no costará $70,000 millones, sino $78,500 millones, entre otras cosas, por la “aparición” de un cerro.

Por salud mental debemos pasar la página al aeropuerto de Texcoco. Ese proyecto ya está muerto. Por sentido común, debemos dedicarle más tiempo a entender el proyecto que sigue: un sistema de aeropuertos que incluirá una terminal nueva en Santa Lucía; la remodelación del actual aeropuerto de la Ciudad de México y una vía terrestre para conectar estas dos terminales. Además, está la adecuación del aeropuerto de Toluca y, quizá, la construcción de un aeropuerto de carga en Tizayuca, Hidalgo.

¿Cuánto costará y cómo funcionará este sistema de aeropuertos? Es imposible decirlo ahora. El gobierno no ha presentado el proyecto ejecutivo. Lo que tenemos en la mesa son algunas de las piezas del rompecabezas, la más nueva es el monto ajustado para Santa Lucía. No costará 70,000 millones, como dijo AMLO en agosto, sino 78,500 millones de pesos. El ajuste se explica, entre otras cosas, porque se les apareció un cerro que no habían contemplado. Esta “aparición” sirve como recordatorio de que menos de 10% de los megaproyectos terminan a tiempo y con los costos en línea a lo proyectado inicialmente.

Esos 78,500 millones de pesos debemos sumarlos a otros subtotales para acercarnos a un monto final. Sabemos que los primeros costos del nuevo sistema de aeropuertos están relacionados con la cancelación del aeropuerto de Texcoco. De manera extraoficial se habla de 130,000 millones de pesos. Esta cifra incluye  los gastos no recuperables invertidos en la construcción de la terminal del Nunca Jamás y los costos financieros relacionados con la deuda que se emitió para financiar el aeropuerto. Hay, además, un monto desconocido de pagos a constructores, por posibles penalizaciones derivadas de la cancelación unilateral de los contratos. No todos aceptaron la oferta de AMLO y algunos llevaron el asunto a tribunales.

¿De dónde salen los 130,000 millones de pesos? El aeropuerto de Texcoco iba a 34% en el momento de su cancelación. Se habían gastado 60,000 millones de pesos. Estaba completa la barda perimetral, y también la losa de cimentación. A medias, estaban las obras de la torre de control y el edificio terminal. Dos pistas quedaron a 50 por ciento.

Los costos de liquidar los instrumentos de deuda implican una sumatoria más compleja. Fueron 34,027 millones de pesos para finiquitar la emisión de Fibra E (30,000 millones de principal y el resto de intereses). De los 6,000 millones de dólares de bonos emitidos en el extranjero, se pagaron 1,800 millones de dólares y quedan pendientes 4,200 millones. Éstos se pagarán hasta el 2040. Se ha pagado alrededor de 70,000 millones de pesos para calmar a los inversionistas. Quedan por pagar alrededor de 80,000 millones de pesos más (al tipo de cambio de hoy).

A los costos de Santa Lucía y la liquidación, hay que sumar las adaptaciones a los aeropuertos de México y Toluca. Las obras en el Benito Juárez se proyectan en 4 o 5,000 millones de pesos y para Toluca no hay cifras, lo mismo que para Tizayuca. Por lo pronto, van 130,000 millones; más 78,500, más 4,000. Esto da un subtotal de 211,500 millones de pesos, suponiendo que no aparezcan otros cerros, (no debemos olvidar los 4,200 millones de dólares que se pagarán hasta el 2040). El aeropuerto cancelado tenía un costo proyectado de 285,000 millones de pesos. ¿Salió más caro el caldo que las albóndigas?

[email protected]

Luis MiguelGonzález

Director General Editorial de El Economista

Caja Fuerte

Licenciado en Economía por la Universidad de Guadalajara. Estudió el Master de Periodismo en El País, en la Universidad Autónoma de Madrid en 1994, y una especialización en periodismo económico en la Universidad de Columbia en Nueva York. Ha sido reportero, editor de negocios y director editorial del diario PÚBLICO de Guadalajara, y ha trabajado en los periódicos Siglo 21 y Milenio.

Se ha especializado en periodismo económico y en periodismo de investigación, y ha realizado estancias profesionales en Cinco Días de Madrid y San Antonio Express News, de San Antonio, Texas.