El viernes pasado, el Consejo General del INE resolvió por segunda ocasión la pérdida de registro de los partidos Humanista y del Trabajo, toda vez que no alcanzaron en la elección federal de este año al menos 3% de la votación válida emitida, umbral que en las últimas contiendas federales era de 2% pero que la reforma constitucional y legal que se concretó el año pasado decidió aumentar a 3% por acuerdo de las principales fuerzas políticas representadas en el Congreso.

La decisión asumida por el Consejo no fue unánime, porque cuatro de los 11 integrantes con derecho a voto consideramos que antes de retirar el registro debíamos tener cifras definitivas respecto a la votación del Distrito 01 de Aguascalientes, el cual fue anulado y por ello está por celebrar una elección extraordinaria para completar la Cámara de Diputados que tiene vacante esa curul más otra de representación proporcional.

En la elección federal del 2015 se disputaron 300 diputaciones de mayoría relativa; el Partido Humanista obtuvo 2.1% del total de votos que se depositaron en las urnas y el Partido del Trabajo 2.84 por ciento.

Esos porcentajes no cambian significativamente después de que se anuló el distrito de Aguascalientes, pero al convocarse a una elección extraordinaria, las cifras para calcular la pérdida de registro no están completas todavía. En ese Distrito 01 de Aguascalientes habían participado 107,000 ciudadanas y ciudadanos, quienes podrán acudir nuevamente a las urnas en unas semanas más y refrendar el voto que habían emitido o cambiarlo.

En el caso del PT, la diferencia entre conservar o perder el registro fue apenas de 3,000 sufragios, e independientemente de si es poco probable o no que ya celebrada la contienda extraordinaria para reponer ese Distrito anulado las cifras sigan siendo menores a 3%, es un hecho que matemáticamente no es posible determinar en este momento ese porcentaje frente al total de votos por 300 distritos, solo sobre 299, porque uno se anuló y va a reponerse toda su votación.

Es cierto que el Partido Humanista no podría alcanzar 3% incluso si todos los votos de la elección extraordinaria le favorecieran, pero el caso del PT es distinto. ¿Qué pasaría si los resultados de esa elección extraordinaria le permitieran alcanzar el 3% a un partido que ya fue declarado sin registro? Me parece que por lejano que para algunos fuera este escenario, era defendible declarar la pérdida de registro hasta que tuviéramos todos los votos computados de la elección federal, y no antes.

Los argumentos que prevalecieron y que finalmente retiraron el registro a los dos partidos sin considerar los votos del Distrito 01 de Aguascalientes parten de una interpretación de la ley congruente con el criterio utilizado en el 2003, año en el que se anularon dos distritos federales y el porcentaje de votación para determinar la pérdida de registro de partidos no tomó en cuenta las contiendas extraordinarias.

La base de esa postura mayoritaria asume que las elecciones que deben ser el punto de referencia para conservar o no el registro sólo pueden ser ordinarias, porque el artículo 94 de la Ley General de Partidos establece que se pierde el registro por no obtener en la elección ordinaria inmediata anterior, por lo menos 3% de la votación válida emitida en alguna de las elecciones para diputados, senadores o presidente de los Estados Unidos Mexicanos, tratándose de partidos políticos nacionales .

El debate del viernes en el INE tuvo como eje rector tomar en cuenta la votación de los 300 distritos o sólo tomar la de 299 para calcular el porcentaje de votación que otorga o quita registro a partidos. La interpretación que obtuvo mayoría fue que el distrito anulado ya no es parte de una elección ordinaria y no debe considerarse.

No es una decisión definitiva porque nuevamente es revisable por el Tribunal Electoral, pero se trata de una visión que tiene también méritos y una base argumental razonable, aunque yo coincido con otra visión, porque al igual que las y los consejeros que fuimos minoría, creo que tienen derecho los votantes de todos los distritos a ser tomados en cuenta respecto de qué partido permanece o no.

La elección 2015 tuvo 10 partidos políticos compitiendo. Ninguno obtuvo menos de 2% de votos que en el 2012 era suficiente para conservar el registro, lo que significa que ninguno habría perdido ese registro si el Congreso y los partidos en él representados no hubieran decidido incrementar a 3% la votación mínima para seguir.

Twitter:@MarcoBanos