Así lo revela el informe titulado “El orden global de la desinformación, inventario global 2019 de manipulación organizada de medios sociales”, realizado por investigadores de la Universidad de Oxford.

“Encontramos evidencia de manipulación organizada en las campañas de redes sociales en 70 países frente a 48 países en el 2018 y 28 países en el 2017. Parte de este crecimiento proviene de nuevos participantes que están experimentando con las herramientas y técnicas de propaganda computacional durante las elecciones o como una nueva herramienta de control de la información”, indican los investigadores de Oxford.

China aparece en el informe como el mayor jugador mundial en el orden de desinformación global, y aparece asimismo como uno de los siete “actores estatales sofisticados” que usan la propaganda computacional para operaciones de influencia en el extranjero, y que también incluye a Venezuela.

Contra estos países, así como contra India, Irán, Pakistán, Rusia y Arabia Saudita, que están en el mismo grupo, Facebook y Twitter han tomado acciones, pero “aunque esta medida no captura la extensión de qué operaciones de influencia extranjera se están llevando a cabo, podemos con confianza comenzar a construir una imagen de este altamente secreto fenómeno”, señala el informe.

El informe destaca que, a pesar de que hay más plataformas de redes sociales que nunca, Facebook sigue siendo la predilecta para la manipulación.

“En 56 países encontramos evidencia de campañas de propaganda computacional organizada en Facebook”, indica el informe.

En Colombia hay aproximadamente 32 millones de usuarios de Facebook. Al hacer el inventario de qué plataformas de redes sociales se usan para la manipulación, la bandera de Colombia aparece en todas (Twitter, Facebook, WhatsApp y YouTube), excepto Instagram.

Colombia hace parte de una “selecta minoría” de países (junto con otros 11, de los 70) en los cuales WhatsApp es plataforma prominente para la manipulación; lo mismo ocurre en YouTube.

En Colombia, la investigación identifica al tipo de actor que usan medios sociales para las operaciones de influencia como a políticos y partidos políticos, así como contratistas privados, pero no agencias del gobierno, como sistemáticamente ocurre en países con regímenes autoritarios, por ejemplo Venezuela.

El informe se enfoca y define las “tropas cibernéticas” o “cibertropas” (cyber troops) como actores de gobierno o partido político encargados de manipular la opinión pública en línea, y de acuerdo con su capacidad las clasifica como de alta, media, baja y mínima, ubicando a los de Colombia en baja capacidad.

La investigación de Oxford asegura que en 87% de los países los manipuladores usan en redes sociales cuentas humanas; 80%, cuentas con bots; 11%, cuentas cyborg, y 7%, cuentas robadas o hackeadas.

Al troleo el estudio lo describe como un desafío global creciente y amenaza a los derechos humanos.