Hoy se ha dado el golpe más contundente a la organización delincuencial de La Familia , informó Alejandro Poiré. Días antes había expresado algo similar en relación con otra familia, la familia Hank Rhon. La expresión del vocero de seguridad del gobierno federal fue en relación con la detención del capo José de Jesús Méndez Vargas, apodado El Chango, realizada por la Policía Federal, el pasado martes, en el municipio de Cosío, Aguascalientes.

El Chango, supuestamente es el máximo líder del cártel llamado La Familia -anteriormente se le conocía como La Familia Michoacana, pero al parecer en una disputa ante la oficina de patentes y marcas, los delincuentes perdieron el derecho a usar el gentilicio cuyo usufructo quedó reservado de manera exclusiva para la cadena que vende helados y paletas-.

En la captura no se realizó un solo disparo, Méndez Vargas fue detenido, gracias a una denuncia anónima, en compañía de dos personas más, en posesión de armamento y abordo de vehículos blindados. (De haber sabido que venían tras de mí -comentó el malhechor con sus íntimos- me hubiera quedado dormido para omitir el agravante de flagrancia y librarla de manera más rápida).

Con la captura -comentó el señor Poiré- se destruye lo que restaba de esa estructura de mando de dicha organización criminal . Cualquier cosa que haya querido decir el vocero de seguridad al proferir el enunciado anterior será contradicha por los hechos. Como ya sabemos, y hemos recibido fehacientes pruebas de ello, detrás de la caída de un capo están al acecho un buen número de contlapaches dispuestos a todo con tal de quedar al mando.

Con El Chango tras las rejas no va a faltar quien quiera ocupar su liderazgo, lo que suscitará una sangrienta batalla interna que incrementará el número de muertos en el país. Así sucedió con el hoy preso. La desaparición de Nazario Moreno El Chayo provocó una cruenta lucha entre Méndez Vargas y Servando Gómez La Tuta, aliado a Enrique Kike Plancarte. El resultado fue la escisión de La Familia Michoacana en dos cárteles: La Familia, sin el gentilicio, bajo la tutela de El Chango y Los Caballeros Templarios, jefaturados por Kike y La Tuta. (Ahora que lo pienso a lo mejor ésa es la estrategia de las fuerzas que luchan contra el crimen organizado para acabar con él: provocar que los malosos se eliminen entre ellos acicateados por las ansias de poder hasta que sólo quede uno que al no tener a quien mandar se entregue o que al carecer de escoltas defensoras sea fácil de atrapar. La táctica, en sí, no es mala, aunque va a llevar su tiempo si se considera que existen en el país aproximadamente 500,000 delincuentes -la cifra no incluye políticos- esperando sus 15 minutos de poder y fama).

Cada perico a su estaca

El pasado martes, el Partido Revolucionario Institucional denunció ante el Instituto Federal Electoral a los secretarios de Hacienda, Ernesto Cordero, de Educación Pública, Alonso Lujambio, y de Trabajo, Javier Lozano, por presuntas violaciones al Código Federal de Instituciones y Procedimientos Electorales, al hacer actos de precampaña y desviar recursos públicos para promoverse con fines electorales. También, el partido tricolor, por conducto de su representante ante este Instituto, Sebastián Lerdo de Tejada, solicitó sancionar al PAN por solapar estas conductas consideradas ilegales. De la misma forma, exigió al organismo electoral dictar medidas cautelares para que los tres funcionarios calderonistas cancelen cualquier acto de precampaña que tengan contemplado y contengan los movimientos promocionales con miras a sus anhelos políticos.

El Partido Revolucionario Institucional documentó su denuncia con las apariciones públicas de los tres funcionarios del gabinete del presidente Felipe Calderón, en las que reconocen sus aspiraciones presidenciales para la contienda electoral del 2012.

El PRI se rasga las vestiduras por una práctica política acostumbrada por todos los políticos de todas las ideologías. Más que denunciar, el partido tricolor debería exigir el pago de derechos autorales por el uso de metodología de su invención.

Se necesita tener una gran hipocresía para hacer esas denuncias cuando, a todos nos consta, el precandidato tricolor puntero, Enrique Peña Nieto, lleva cinco años, tácitamente, en campaña.

En la misma tesitura ya se había pronunciado la secretaria general del Partido de la Revolución Democrática, Dolores Padierna, cuando manifestó: Los que tengan aspiraciones de ser candidatos y estén en funciones públicas deben renunciar a sus cargos, solamente podrán hacer campaña los que hayan renunciado o no tengan función pública . O lo que es lo mismo: Nadie puede servir a dos amos porque con uno queda mal . O bien: Zapatero a tus zapatos . Que también puede traducirse como cada perico a su estaca o cada chango a su mecate .

Además, la señora Padierna no sólo se refirió a los secretarios del presidente Calderón, sino a su correligionario Marcelo Ebrard. A éste ya le habían hecho una acusación similar los diputados panistas del Distrito Federal cuando el Jefe de Gobierno asistió, en día normal de trabajo, al inicio de la campaña de Alejandro Encinas.

En aquella ocasión Ebrard argumentó en su favor: Los horarios laborales son hasta las 6 de la tarde y ese evento fue posterior a esa hora .

Funcionario con horarios fijos

Don Ernesto, somos un grupo de exalumnos del Colegio Williams, la institución donde usted cursó la primaria y la secundaria. Como lo consideramos el alumno más destacado egresado de nuestro querido colegio, deseamos darle una muestra de apoyo a sus lícitas aspiraciones políticas, queremos invitarlo a un desayuno el próximo martes a la las 8 de la mañana en el Restaurante 25 Empleos. El Secretario apunta en su agenda y contesta a su interlocutor telefónico. Me da gusto que me apapachen, pero el desayuno­ tendría que ser a las 6 de la mañana. ¿? El Restaurante 25 Empleos se encuentra muy alejado del centro de la ciudad, lugar donde están mis oficinas. Como actuario calculo que el desayuno durará un mínimo de hora y media. Tomando en cuenta el tráfico que hay a esas horas, si el evento es a las 8 llegaré a mi oficina alrededor de las 10:30, cosa que me está prohibida porque yo checo tarjeta a las 9.

Los exalumnos del Williams consiguen un restaurante, La Fonda Margarita, que abre a las 5:30 de la mañana y ahí se realiza el acto. Sus excompañeros, de algunos ni se acuerda, le patentizan su afecto y adhesión. Le recuerdan hazañas escolares en las que nunca participó o si participó ya no se acuerda o se acuerda pero de ellas no tiene una percepción tan heroica. A las 7:30 la reunión concluye. A esa hora, el señor Cordero marcha rumbo al Zócalo en el automóvil de su propiedad. La camioneta blindada, de la que a veces dispone, pertenece a la Secretaría a su cargo, sólo la usa en horarios de trabajo. A las 8:55 de la mañana checa su tarjeta. A las 9 en punto lo hacen sus escoltas. El funcionario se zambulle en los problemas propios de su importante cargo, sin pensar en otra cosa, hasta las 6 de la tarde. A esa hora, sus labores cesan, checa la tarjeta de salida y se va a una merienda que le brinda El Club de los Hijos de las Enfermeras.

Oí por ahí

Desde la primera vez, cada vez que hacían el amor el marido insistía en apagar la luz. Así lo hicieron durante 18 años. A la mujer, esta modalidad de tener relaciones sexuales en la más absoluta oscuridad luego de tantos años le parecía ridícula. Así que una noche en medio de una sesión amorosa encendió la luz. Contempló a su pareja, miró hacia abajo y vio que su pareja sujetaba un vibrador que simulaba un pene de tamaño mayor y de consistencia más firme. El descubrimiento enfadó a la mujer que defraudada le reprochó: ¡Impotente! ¿Cómo has podido engañarme durante tantos años? Exijo una explicación. El marido la miró fijamente a los ojos y le dijo: Muy bien, yo te explico lo del juguete y tú me explicas lo de los niños.