La traducción literal al castellano de la palabra inglesa berry (en plural, berries) es baya. Se le llama así a un conjunto de cuatro géneros vegetales: Fragaria (fresas); Rubus (frambuesas y zarzamoras); Ribes (grosellas y zarzaparrillas); Vaccinium (arándanos)

Estos géneros comprenden cientos de especies que crecen como hierbas o arbustos, algunas silvestres, otras cultivadas, también se les llama frutillas porque son frutos pequeños. En México se ha adoptado la palabra inglesa, por lo que en el presente texto utilizaremos el término berries.

A excepción de la fresa y de la zarzamora, los arándanos y grosellas son relativamente nuevos en el país. Desde que se intensificó el intercambio comercial con Estados Unidos y Canadá, se importaron estos frutos ampliamente conocidos y consumidos en esos países, con lo que inició su consumo en México. Ahora la situación se invirtió, los berries viajan de México hacia EU y Canadá, como veremos más adelante.

El cultivo de fresa es tradicional en México, es el más importante dentro del grupo de los berries; la producción nacional en el 2014 fue de 460,000 toneladas y se concentró en dos entidades de la federación: Michoacán y Baja California, con el 89% de la cosecha nacional (57 %en el primero y 32% en el segundo).

Las exportaciones de esta frutilla representaron 35% de la producción nacional en ese año (158,000 toneladas) y el destino principal fue Estados Unidos (99% de las exportaciones).

Entre el 2009 y el 2014 la tasa media anual de crecimiento de la producción fue de 15%, (en Michoacán la tasa anual fue de 17% y en Baja California de 12%); este jalón en la producción lo motivó la dinámica exportadora, entre el 2009 y el 2014 prácticamente se duplicaron las ventas de fresas a Estados Unidos. Las importaciones de fresas son del orden de 15,000 toneladas.

El segundo cultivo en importancia dentro de los berries en México es la zarzamora, que también es un cultivo conocido. La cosecha nacional es de 152,000 toneladas; 96% de la producción se ubica en Michoacán y ha crecido en promedio a una tasa anual de 5.7% por ciento.

La frambuesa es un cultivo relativamente nuevo en el país; no obstante, crece a un ritmo acelerado. Entre el 2009 y el 2014 casi triplico su volumen de cosecha al pasar de 13,000 a 36,000 toneladas. Aunque esto significa aún un tonelaje bajo si lo comparamos con los otros dos tipos de frutillas, la tasa promedia anual de crecimiento del cultivo para ese período es de 21 por ciento.

¿Esta tendencia al crecimiento de la producción y las exportaciones se mantendrá durante los próximos años? El día de mañana comentaré sobre este tema.

*Luis Ángel López Ibarra es especialista de la Subdirección de Evaluación Sectorial del FIRA. Los puntos de vista expresados reflejan exclusivamente una opinión acerca del análisis de la industria y no necesariamente coinciden con el punto de vista oficial de FIRA.

[email protected]