Desde hace algunos años los gobiernos estatales, con distinto grado de éxito, hacen política industrial por medio de acciones que promueven la innovación, de acuerdo con las características de su ecosistema económico. Era muy importante hacerlo en la Ciudad de México, en donde se concentra la mayor parte de la generación de conocimiento del país, en universidades, pero también en los desarrollos tecnológicos de las empresas, además de la gran actividad creativa que la capital genera.

Un centro de innovación, que permitiera ligar a los que generan innovación con empresas y el gobierno, es uno de los pilares de lo que hemos denominado: Vallejo-i. Para revitalizar la principal zona industrial del Valle de México, además de mejorar la infraestructura, actualizar los usos de suelo y facilitar la inversión, se requiere de acciones que faciliten la absorción de tecnología para incrementar la competitividad, generar empleos de mayor calidad y soluciones a los problemas públicos que se pueden ofrecer en la zona. Eso es hoy una realidad.

El centro de innovación fue posible por medio del esfuerzo conjunto de la alcaldía, el Gobierno de la Ciudad, el Conacyt y la Concamin. De hecho se encuentra ubicado en donde se suponía que era un centro de negocios, que en realidad se utilizaba para organizar eventos, y la inversión en equipo se concretó por medio de un fondo del Conacyt que originalmente se había destinado para construir un edificio. En el mismo se alberga un centro de datos de alta tecnología, que garantiza la seguridad de la información de la urbe, algo indispensable para desarrollar el e-gobierno, y para aprovecharla en la toma de decisiones y el desarrollo de políticas. El centro de datos puede además proporcionar servicios al sector privado y Centro Geo estableció el Laboratorio Nacional de Geointeligencia, para generar valor basado en el conocimiento que el uso de los datos genera.

En el centro participan la UNAM y el IPN, con laboratorios de cómputo, industria 4.0 y de nuevos materiales. El ITESM ofrece servicios de apoyo a la innovación y el emprendimiento. Se espera que en las próximas semanas se integre además la UAM-Azcapotzalco, que se encuentra ubicada en un área cercana al centro y que desarrolla investigación de frontera en áreas como el diseño industrial. Del centro se espera capacitación e investigación aplicada en áreas de interés para la industria de Vallejo, como la logística, el ahorro de agua, o lo que tiene que ver con la industria de consumo, pero también desarrollos que ofrezcan soluciones a los problemas de la ciudad, como la nueva planta de separación de residuos, que reduce la huella ecológica capitalina y va a impulsar la economía circular.

La capital requiere de políticas para aprovechar sus ventajas económicas comparativas y generar otras nuevas, es claro que la innovación y la generación de conocimiento y aplicado a la industria debe ser parte fundamental de la economía de la capital. Eso es indispensable si queremos una mejor ciudad, con empleos de mayor calidad.

Twitter: @vidallerenas

Vidal Llerenas Morales

Político

Columna invitada

Licenciado en Economía por el Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM), cuenta con una Maestría en Política y Gestión Pública por la Universidad de Essex, Reino Unido y un Doctorado en Administración y Gerencia Pública por la Universidad de York.

Lee más de este autor