El impacto y las repercusiones de la pandemia en los medios, el entretenimiento y las empresas de telecomunicaciones y tecnología han sido enormes. Como en todas las demás facetas de nuestras vidas, los habitantes del planeta estamos conociendo nuevas formas de vivir; de comprar, de trabajar, de estudiar, de socializar, de descansar y de hacer prácticamente todo de una manera diferente.

Con la tecnología actual, una gran parte de las necesidades humanas pueden ser satisfechas desde una computadora o un smartphone. A través de tecnología inexistente hace sólo dos décadas, hoy podemos comprar alimentos y otros bienes de primera necesidad en línea. Los millones de estudiantes del planeta pueden enlazarse con sus maestros y programas de estudios para poder continuar con su educación. Los amigos y familias podemos convivir de una manera cercana a través de herramientas como FaceTime, Zoom, videollamadas de WhatsApp, etcétera.

Para los ratos de ocio, tenemos los medios tradicionales de entretenimiento en pantalla, pero también tenemos algunas aplicaciones novedosas que nos permiten disfrutar de una película con amigos o familia a la distancia tales como Netflix Party.

En el mundo entero, el incremento de audiencias en los programas de TV abierta es algo que no se veía en mucho tiempo. En México, según una nota publicada el pasado martes en este mismo diario, Blim TV ha tenido un aumento de 231% en usuarios nuevos y la audiencia global de Televisa ha crecido en 18 por ciento.

El mundo está ávido de transmisiones en vivo, con líderes de opinión en las respectivas áreas de interés y principalmente a través de fuentes confiables y profesionales. La velocidad en la que las noticias se comparten y sobre todo la velocidad en las que una nueva noticia se genera hacen que los acontecimientos de hace unas horas se vuelvan obsoletos en este momento.

Dentro de toda esta revolución en el planeta, hay otro acontecimiento que llama la atención por su enorme capacidad para salvar vidas, pero también por el posible conflicto que pueda tener con respecto a acuerdos de privacidad y uso de información confidencial de los usuarios.

Google y Apple compartieron un plan brillante para ayudar a disminuir las transmisiones del Covid-19 a través de sus tecnologías a través de Bluetooth.

Este interesante plan se centrará en la posibilidad de identificar a todas las personas con las cuales los pacientes de Covid-19 han estado en contacto físico para minimizar las posibilidades de que el contagio continúe propagándose.

[email protected]

Antonio Aja

Columnista

Showbiz