En el 2014 tuvo lugar la Oferta Pública Inicial más exitosa de la historia en EU. En septiembre de ese año, Alibaba colocó acciones por un valor inicial de 21,800 millones de dólares, que fueron ampliados hasta alcanzar 25,000 millones. Desde entonces, la acción ha tenido un desenvolvimiento similar a las líderes en tecnología, pues su valor ha aumentado 150 por ciento. Actualmente, la compañía es una de las 10 empresas públicas más valiosas en el orbe, con un valor de mercado de 432,000 millones.

La historia de Alibaba es fascinante. Su fundador, Jack Ma, era un profesor de inglés, que optó por esa profesión después de ser rechazado para ingresar a la universidad. Con un salario mensual de sólo 12 dólares, su primera experiencia con una computadora ocurrió a sus 30 años. Conoció EU y supo de la existencia de Silicon Valley, gracias a su participación como traductor de una misión china que visitó ese país. Con un grupo de amigos, creó Alibaba en 1999, en una nación en la que sólo 1% de la población tenía acceso a Internet. Pese a estas circunstancias, Jack Ma nunca dudó que tendría éxito. Lo respaldaba su conocimiento del mercado chino.

Ma descubrió que el entorno de negocios en China se caracterizaba por la carencia de confianza entre fabricantes, por lo cual los hombres de negocios, incluyendo los extranjeros, preferían tratar con proveedores que conocían personalmente. Esta desconfianza estaba alimentada por la incertidumbre sobre los sistemas legal y de pagos.

Alibaba construyó un modelo de negocios B2B, para contactar a fabricantes pequeños y medianos, basado en otorgar la seguridad para la realización exitosa de las transacciones y resolver problemas de comportamiento oportunista. La empresa ha evolucionado para ofrecer servicios relacionados con el comercio minorista, la computación en la nube, los servicios financieros y el entretenimiento, entre otras actividades.

La filosofía del modelo de negocio es la creación de valor con base en atender al consumidor. Ma ha repetido innumerables ocasiones que primero está el consumidor; después, los empleados; al final, el inversionista. Esta filosofía es contraria a los modelos de occidente, en que se privilegia el interés del inversionista y, con ello, en ocasiones prevalece el corto plazo. El modelo de Alibaba busca aislar la empresa de las presiones de corto plazo y permitir la creación de valor a largo plazo, con base en la confianza para usuarios, consumidores, proveedores y empleados. Para ello, opera un grupo compacto de socios, en quienes recae la responsabilidad de mantener esta visión.

Otros aspectos explican el éxito:

Establecimiento de una cultura de comunicación accesible, hacia empleados y usuarios.

Creación de mecanismos de certificación, de los usuarios y sus productos, incluyendo el combate a la piratería y al fraude.

Modelo de tercerización. Alibaba contrata a terceros para logística, almacenamiento y manejo de inventario.

Cuidado de los proveedores. Alibaba no compite con ellos, a diferencia de Amazon. Los proveedores tienen la garantía de que la alianza con Alibaba les permitirá ganar dinero.

Profundo conocimiento de sus clientes locales y de las condiciones del mercado doméstico.

Innovación, que le ha permitido crear su propio sistema de pagos, AliPay y extenderse a aplicaciones móviles.

Apertura a alianzas, que le ha permitido el acceso a tecnología, como el caso de la relación con Yahoo.

Capacidad sobresaliente de adaptación a un entorno hostil a la inversión extranjera.

Alibaba se ha expandido al mercado internacional lentamente. Ha preferido ser el cocodrilo en el YangTze, capaz de destrozar a grandes competidores como eBay en el mercado chino. Esa situación cambiará en los próximos años, en los que podremos ver un mayor despliegue de actividades en Europa y América, con lo cual cambiará sustancialmente el panorama competitivo entre plataformas.

*Consultor de Ockham Economic Consulting, especializado en competencia económica, regulación y estrategia de mercado y profesor universitario.

Javier Núñez Melgoza

Consultor

Competencia y Mercados

Consultor en Competencia Económica y Regulación, además es profesor universitario.