Aeroméxico tiene “oxígeno” (capital prestado) para superar los “vientos en contra”  que pronostica para el primer semestre del año y, “aguantar” hasta el 2023 cuando calcula, recuperará el nivel de operación del 2019.

La aerolínea bandera de México no sólo cuenta con el financiamiento por 1,000 millones de dólares del Fondo Apolo.

También tiene la protección a su capital con el Capítulo 11 de la Ley de Quiebras de Estados Unidos.

Esta protección le permite, por ejemplo, dejar de pagar arrendamiento por las naves que dejarán de volar a Canadá que recientemente cerró su frontera para evitar el contagio del Covid-19 y eventualmente, lo protegería de una acción similar, en caso de que la adopte, el gobierno de Estados Unidos.

Entre las expectativas de la empresa está la de salir del Capítulo 11, en el tercer trimestre de este año 2021.

Y dependerá de lo que decida el Fondo Apolo para definir si seguirá siendo prestamista o accionista.

Si éste convierte su deuda en capital definirá el grado de dilución de los actuales accionistas, tanto como el valor real de la compañía. Esto es algo que está por verse. Luego de que Aeroméxico “salvó el pellejo con sus propias uñas, sin ayuda del oxígeno gubernamental” y, a salvo en tierra firme, tiene muy claras sus nuevas capacidades y coordenadas.

La aerolínea del “Caballero Águila”,  en pleno vuelo tuvo que reinventarse y en la nueva oportunidad que le da la vida, sabe que su tamaño es más pequeño, pero su espíritu es mucho más fuerte y sólido.

Aeroméxico se achicó. De los 130 aviones que operaba antes de la crisis sanitaria, hoy opera 100. Estima que podrá recuperar su tamaño en un par de años.

La unión de los trabajadores (alrededor de 13,000 colaboradores), proveedores (con 13,000 contratos) y consejo de administración, tatuó en el pecho de todos, el logo de la aerolínea.

Detrás del acuerdo alcanzado, hay una promesa de resarcimiento. Los sacrificios que acordaron realizar los trabajadores serán restituidos en el tiempo.

Empresa y trabajadores acordaron un esquema que permitirá a los trabajadores ser partícipes de las utilidades de la empresa, más allá del PTU (Participación de los Trabajadores en las Utilidades) que es por ley.

En virtud de los ahorros que se lograron, los trabajadores van a tener un certificado (“claim” lo denominan en el Capitulo 11) que les da derecho a tener algunas acciones.No se sabe a cuántas acciones tendrán derecho, porque dependerá de la valuación de la empresa.

Aeroméxico, dice su director general, se sujetó a una reestructura sin precedente en la industria en general. No sólo en la aeronáutica.

Y a pesar de que en el escenario todavía se ve lejana la recuperación del nivel de operación del año 2019, el préstamo del Fondo Apolo les da la suficiente gasolina para los próximos dos años y aguantar hasta el 2023.

Aeroméxico, pudo librar la zona de turbulencia, con tanque vacío y logró un heroico aterrizaje forzoso.Se puede decir que en esta ocasión, el desastre se evitó por el heroísmo colectivo.

En pleno vuelo, todos los que venían abordo: pilotos, tripulación, pasajeros y hasta quienes observaban desde la torre de control, lograron dominar sus propios intereses y pasiones y alcanzaron un acuerdo que los llevó a evitar la catástrofe.Había sólo dos opciones: el diálogo y el sacrificio de todos ó la quiebra de la aerolínea.

La tensión incluso llevó al capitán de la aeronave a solicitar al árbitro gubernamental, el desconocimiento de los contratos colectivos de trabajo de las dos más importantes organizaciones sindicales, de pilotos y sobrecargos, ante la urgencia que representaba la estrepitosa pérdida de altura de la aeronave.El final es público. El acuerdo, permitió un ahorro extraordinario con la reestructura de los contratos colectivos de trabajo y Aeroméxico podrá hacer uso de los 625 millones de dólares del préstamo por 1,000 millones de dólares que le concedió el Fondo Apolo.

marcomaresg@gmail.com

Marco A. Mares

Periodista

Ricos y Poderosos

Ha trabajado ininterrumpidamente en periódicos, revistas, radio, televisión e internet, en los últimos 31 años se ha especializado en negocios, finanzas y economía. Es uno de los tres conductores del programa Alebrijes, Águila o Sol, programa especializado en temas económicos que se transmite por Foro TV.

Lee más de este autor