Una recuperación sostenida en Europa ayudó a Vodafone a ralentizar el ritmo de la caída de sus ventas en el tercer trimestre, acercando al segundo operador de telefonía móvil más grande del mundo a regresar a un crecimiento general de ingresos.

La compañía británica informó que su principal medición de ingresos por servicios orgánicos cedió 0.4% en los tres meses hasta finales de diciembre, una mejora frente a la caída de 1.5% en el segundo trimestre y ante una previsión de un declive de 0.7 por ciento.

El grupo había registrado caídas en su principal medición de ingresos de entre 4 y 5% en los últimos seis trimestres, en momentos en que los consumidores en Europa recortaron sobre el uso de sus teléfonos y los cambios regulatorios obligaron a los operadores a reducir sus honorarios.

La firma reiteró su orientación para el año completo.

erp