Los inversores apuntan a Rusia como uno de los países más beneficiados por el creciente clima de tensión geopolítica. Su atractivo se ve reforzado además por el desplome del rublo y de la Bolsa de Moscú registrado a finales de 2014.

La caída en picado de la divisa rusa se produjo en paralelo al desplome del precio del petróleo y a las sanciones económicas impuestas contra Rusia por su presunta implicación en el estallido del conflicto bélico en Ucrania.

VIDEO: Rusia deja sin cambios su tasa y agrava la previsión de recesión

Un año después, y después de los atentados de París, los mercados descuentan ya un próximo levantamiento de las sanciones económicas y comerciales impuestas por Occidente. Los analistas destacan que el reciente acuerdo de colaboración con Francia en los ataques militares en Siria multiplica las opciones de un fin de las sanciones.

El incremento de la tensión geopolítica en Oriente Medio, además, ha ayudado a la remontada del precio del petróleo y recupera el atractivo inversor en Rusia, uno de los mayores productores de crudo.

NOTICIA: Sanciones le costarán 9% del PIB a Rusia: FMI

La renovada apuesta de los inversores por Rusia ha permitido este miércoles que el índice Micex de la Bolsa de Moscú (denominado en rublos) haya superado la barrera de los 1,800 puntos por primera vez desde el pasado mes de marzo.

Las subidas no se limitan a las empresas cotizadas en la Bolsa de Moscú. Las expectativas más favorables sobre Rusia impulsan en la renta variable europea a las compañías con mayor exposición al mercado ruso.

Las cotizaciones de la minorista alemana Metro, de la farmacéutica Stada y del banco austriaco Raiffeisen Bank destacan entre los valores más firmes de la jornada en las bolsas europeas, con subida próximas incluso al 4 por ciento.

erp