El China Outbound Tourism Research Institute estimó que este año habría 181 millones de chinos viajando por el mundo, principalmente por vía aérea y a Europa, lo que representaba un incremento de 13% respecto al año pasado; sin embargo, el pronóstico será afectado por el coronavirus.

“Veremos un efecto negativo en la actividad turística porque se prevé que gran parte de esos viajeros no va a salir de su país por la desinformación y el pánico que existe por recibir chinos en otras partes del mundo y por las restricciones sanitarias que se han impuesto”, comentó Carlos Jácome, director de Beliv it, empresa especializada en experiencias académicas en China.

Por su potencial, dicho mercado asiático está en el interés de diversos países, entre ellos México (el año pasado recibió a 168,000 chinos, una baja del 0.3%, respecto al 2018). Su alto nivel de gasto, aunque con poca experiencia por salir al extranjero y su característica de vacacionar en grupos numerosos ha ocasionado que en los principales aeropuertos  haya señalética en chino.

De manera preventiva y para evitar malos tratos a dichos viajeros, la presidenta del Consejo Mundial de Viajes y Turismo, Gloria Guevara, hizo recientemente un exhorto a la comunidad internacional.

“No debemos estigmatizar. El coronavirus no se resolverá seleccionando individuos o grupos de ningún país. Es importante que el sector desempeñe su papel para contener la propagación del coronavirus, pero esto no se logrará alienando al mayor grupo turístico”.

Información del consejo refiere que el sector de viajes y turismo de China se ha multiplicado por siete en la última década, con un crecimiento anual de 21.7% y ya representa una quinta parte del gasto total en turismo mundial.

Para Jácome será fundamental que los países interesados en atraer a esos viajeros no cesen en sus tareas de generar las mejores condiciones, porque una vez que pase la contingencia lentamente se volverá a la normalidad.

[email protected]