Los socios fundadores de Comercial Mexicana no se quedarán con los brazos cruzados y planean un plan de inversión para hacer crecer sus marcas: Fresko, City Market y Sumesa.

José Calvillo, director general de Finanzas de la Comercial Mexicana, adelantó que en los próximos cinco años planean duplicar el tamaño de la compañía de 40 a 80 tiendas, incluso si en un futuro, se presentan oportunidades en el mercado para comprar cadenas pequeñas, lo evaluaríamos .

En conferencia con inversionistas, el directivo aclaró que el siguiente paso, luego del acuerdo al que se llegó con Soriana para la venta de 160 tiendas de autoservicio, será llevar a cabo una escisión de la Controladora Comercial Mexicana y con ello, el capital social de la empresa se dividirá.

La actual y que será la que adquiera Soriana quedará con 78%, en tanto que la naciente compañía se mantendrá con 22%, es decir, si alguien compró una acción, una parte de su costo será de la nueva empresa y el resto se quedará en la que adquirió Soriana y por la que hará una oferta pública de compra a través de la Bolsa Mexicana de Valores (BMV).

Mencionó que ambas serán empresas públicas, pero eso se dará una vez que reciba las autorizaciones tanto de la Comisión Federal de Competencia Económica y de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV), ésta última aprobará la escisión.

Soriana comprará los formatos de Mega, Tiendas Comercial Mexicana, Alprecio y Bodega Comercial Mexicana. El nombre de COMERCI, como emisora, se quedará con Soriana.

En la reunión con analistas se destacó que no hay la intención de vender en un futuro ninguno de los tres formatos de tienda que conservaron, por el contrario, se buscará aumentar su participación en algunas localidades del país, entre las que se incluye Puebla, Guadalajara, Veracruz, Monterrey, el áreametropolitana de la ciudad de México, principalmente.

Reiteró que la naciente compañía buscará también tener un enfoque regional y llegar con más fuerza al segmento premium, por lo que en los próximos meses fortalecerán la apertura o la conversión de nuevas tiendas.

Insistió en que en este momento aún no se define el nombre de la nueva compañía, pero ello se decidirá en las próximas semanas una vez que avancen los procesos de autorización.

José Calvillo aseguró que el acuerdo fue favorable para ambas partes y eso permitirá que la naciente empresa se enfoque en un mercado en el que la administración se siente cómodo .

Confió en que el proceso de autorización para la venta y la creación de la nueva compañía quedarán listos en este mismo año.

Ya se acostumbró

Luego de un proceso de reestructuración crediticia y malos resultados financieros, el ex minorista Grupo Gigante decidió vender sus 206 tiendas en el país s a Soriana a finales del 2007.

El monto de la transacción fue por 1,350 millones de dólares, con lo que Soriana se hizo del control de los formatos: Gigante, Bodega Gigante y Super G, así como de las siete unidades de Gigante USA.

La transacción le permitió a Soriana pasar de 245 tiendas a 450; de 1.8 millones de metros cuadrados, destinados a la venta, a 2.6 millones; de casi 46,000 millones de ventas a 71,000 millones y, pensando sólo en las empresas que cotizan en Bolsa, de una participación de 18% del mercado a una de 25 por ciento.

No sólo la minorista norteña logró tener un mayor participación de mercado; también elevó su niveles de endeudamiento, llegando a proponer a su consejo de administración la emisión de deuda hasta por 15,000 millones de pesos, así como múltiples inversiones para la remodelación de sus adquisiciones.

Al momento de la compra, Soriana tenía en caja sólo 2,200 millones de pesos, llevando la razón: deuda total neta/EBITDA, a niveles de 10 veces en el primer trimestre del 2009.

Actualmente, Grupo Gigante es una inmobiliaria y es dueña o en su defecto tiene una participación en Office Depot, Toks, Tiendas Super Precio, The Home Store y Gigante Grupo Inmobiliario. (Con información de Erick Gallardo)

romina.roman@eleconomista.mx