El petróleo no encuentra freno en su escalada, y alcanza máximos inéditos desde finales del 2014, sólo tres meses después de que bajara de los 100 dólares.

El impulso que está recibiendo el mercado de commodities en las últimas semanas multiplica los máximos tanto en los metales como en el petróleo. El níquel cotiza en sus niveles más elevados desde finales del 2014, el aluminio alcanza cotas inéditas desde el 2011, y el petróleo se refuerza en máximos desde diciembre del 2014.

La toma de posiciones en el mercado del crudo no cesa.

El barril de Brent amplió su escalada al borde de los 75 dólares. Este nivel representa una revalorización de 15% sólo en el último mes, porcentaje similar al que registró en conjunto todo el 2017.

Con este rally, el barril de Brent se sitúa en niveles inéditos desde diciembre del 2014, un periodo en el que el crudo se encontraba en pleno desplome. Sólo tres meses antes, en septiembre, cotizaba aún por encima de la barrera psicológica de los 100 dólares.

Precisamente los 100 dólares vuelven ahora a convertirse en un objetivo por parte del mayor exportador de petróleo del mundo y líder de la OPEP. Con la vista puesta en la histórica salida a Bolsa de su petrolera estatal, Aramco, Arabia Saudita confía en ver el crudo en 80 o incluso en 100 dólares.

Este objetivo ambicioso por parte del líder de la OPEP sugiere un compromiso para renovar los recortes de producción que comenzaron en enero del 2017, y vigentes hasta finales del 2018. La opción de un acuerdo para prorrogar estas restricciones en el 2019 cobra fuerza y podría tomar forma en la cumbre de la OPEP convocada para dentro de dos meses, el próximo 22 de junio.

Las expectativas de una prórroga en los recortes de producción pactados por la OPEP y por países como Rusia se producen en pleno resurgir de las tensiones geopolíticas, con el consiguiente impacto en las previsiones de suministro.

La intervención militar de Estados Unidos en Siria reabre las brechas existentes en la zona, amenaza con aumentar las sanciones contra Rusia y aflora la opción de más sanciones contra Irán, el tercer mayor productor de la OPEP.

A diferencia de en años anteriores, cuando Arabia Saudita centraba sus objetivos en mantener la cuota de mercado frente a competidores occidentales como Estados Unidos, el mayor exportador de crudo parece decidido ahora a presionar al alza los precios del petróleo, una medida destinada a reforzar el atractivo de la salida a Bolsa de Aramco, la mayor de la historia.

Esta estrategia abre la puerta a un mayor boom del shale oil. El renovado auge del petróleo no convencional ha permitido elevar por encima de los 10 millones de barriles diarios la producción de Estados Unidos, cifras inéditas desde los años 70 y en línea con potencias Rusia y Arabia Saudita.

Precisamente, el boom del shale oil es uno de los factores que mantiene la cautela entre las firmas de inversión sobre la continuidad de la escalada del precio del crudo.

Mezcla mexicana logra su mejor nivel desde diciembre del 2014

La mezcla mexicana de marcó este jueves su mejor nivel desde inicios de diciembre del 2014. De acuerdo con datos de Petróleos Mexicanos, el crudo mexicano cerró en 60.85 dólares por barril, lo que representa un alza de 6.94% en lo que va del mes y de 12.44% desde principios de marzo.

“Estos niveles (del precio del petróleo) afianzan las finanzas públicas y ha sido una de las variables que han permitido impulsar al peso frente a otras monedas, particularmente frente al dólar, explicó Armando Rodríguez, analista de Signum Research, empresa de análisis financiero y bursátil.

En la Ley de Ingresos de la Federación para el ejercicio fiscal del 2018 se aprobó un precio de la mezcla mexicana promedio de 48.50 dólares. Al cierre la mezcla cotizó 25% por encima de lo aprobado.

El 1 de enero del 2015 inició operaciones Fondo Mexicano del Petróleo, un fideicomiso administrado por el Banco de México como fiduciario, en el que la Secretaría de Hacienda y Crédito Público es el fideicomitente.

Dicho fondo puede administrar ciertos excedentes petroleros, que se pueden canalizar a temas educativos, infraestructura, entre otros, pero todo de acuerdo con ciertos límites.

Precedente

Durante el ejercicio fiscal del 2017 se presentaron excedentes en los ingresos petroleros por un monto de 17,905.9 millones de pesos, destacó en su momento el Fondo Mexicano del Petróleo para la Estabilización y el Desarrollo.

El fondo tiene como objetivo recibir, administrar y distribuir los ingresos derivados de las asignaciones y contratos de exploración y extracción de hidrocarburos, con excepción de los impuestos, así como administrar los aspectos financieros de dichos contratos, es decir, aquellos relacionados con el cálculo y pago de las contraprestaciones para el Estado y los contratistas. (Redacción con información de Notimex)