Mercados

Lectura 1:00 min

No se deben tomar decisiones precipitadas

Avatar de Guadalupe Cadena / El Economista

Por Guadalupe Cadena / El Economista

La participación en acciones no se debe tomar a la ligera, se podrían perder oportunidades de inversión. Se debe ser selectivo y paciente dice el directivo.

El primer semestre del año será de mucha volatilidad en los mercados financieros, sobre todo para los instrumentos de renta variable.

Pero aún dentro de estas condiciones no es momento de tomar decisiones precipitadas, ya que podrían perderse oportunidades de inversión, comentó Julio Méndez, director general de Old Mutual México, que compró a Skandia, sociedad operadora de fondos de inversión.

Dijo que los participantes en el mercado deberán ser pacientes y selectivos para administrar sus portafolios, además de que tendrán que mantener una adecuada diversificación de activos.

En entrevista, consideró que hacia la segunda parte del año, cuando la economía se reactive, habrá más claridad y certidumbre, por lo que estima que el Índice de Precios y Cotizaciones (IPC) de la Bolsa Mexicana de Valores (BMV) alcanzará entre 46,000 y 47,000 puntos, lo que supone un crecimiento de 20% respecto de los niveles actuales.

Por lo pronto, Méndez consideró que las acciones de empresas bien seleccionadas, Udibonos y activos de renta variable internacional se perfilan como algunos de los instrumentos más estables.

Sin duda que es un momento complicado, sobre todo para la renta variable. El dato del Producto Interno Bruto de México, que el año pasado creció 1.1%, deja un mensaje de que el crecimiento económico no será a los niveles esperados en el primer semestre. Y si a eso le sumamos que China presenta señales de no tener un crecimiento sostenido, mientras que en Estados Unidos hay datos que dicen que la crisis se quedó atrás y vuelven a salir otros indicadores no tan positivos, todo eso indica que el primer semestre será de volatilidad .

En el mercado de deuda podemos ver más claridad. En renta variable, la clave es tener paciencia. Para el segundo semestre creemos que habrá más certidumbre y al final del año consideramos que la BMV alcanzará entre 46,000 y 47,000 puntos, esto es un crecimiento de 20% respecto de los niveles actuales.

Sin duda, mantener las posiciones, ser fiel a la estrategia y diversificar los portafolios. Recordemos que la Bolsa premia a largo plazo, podemos ver su historia en los últimos 5, 15 o 20 años y vemos que ha superado la rentabilidad de cualquier instrumento. Muchos inversionistas pueden enfrentar pérdidas y dejar potenciales ganancias si actualmente se dejan llevar por un momento de desesperación o nerviosismo.

Depende del perfil de cada inversionista. Para los muy conservadores, están los bonos gubernamentales, con calificaciones AAA , pero estas estrategias no son muy atractivas ante el nivel actual de las tasas de interés. Para los que aceptan mayor riesgo, están alternativas como bonos de deuda privados bien seleccionados, con estrategias de mediano y largo plazo. La renta variable internacional también es interesante, ya que el año pasado los principales indicadores bursátiles de Estados Unidos y Europa fueron de los más ganadores. En el caso de mercados emergentes, habrá que tener cautela, pues, como se recordará, Brasil y Argentina tuvieron un inicio de año violento.

En mercado local, hay que inclinarse por acciones bien seleccionadas, porque no todas siguen el mismo rumbo. Pero también se observa que algunos Udibonos llegan a ser atractivos. Independientemente del instrumento, algo muy importante es el manejo que se pueda hacer de los activos en función del riesgo.

Este año incorporaremos a nuestros portafolios los fideicomisos de inversión en bienes raíces (Fibra), no existen muchas opciones, pero hemos visto interés del público en estos instrumentos, debido a las ventajas que implica no arriesgar directamente el capital en todo lo que conlleva un proyecto de esta naturaleza.

Con la reforma financiera, también vemos posibilidades de crecer y ampliar nuestra oferta de productos. Actualmente, tenemos más de 260,000 cuentas individuales en nuestras tres líneas de negocio y nuestra expectativa es llegar a finales de diciembre con 280,000 cuentas individuales. Sin duda, esto implica un crecimiento muy grande, a pesar del entorno.

guadalupe.cadena@eleconomista.mx

Conéctate con nosotros.

Recibe nuestro newsletter diario con los contenidos destacados.

Al suscribirte, aceptas nuestras políticas de privacidad.