La reciente declaración del secretario del Tesoro de Estados Unidos, Steven Mnuchin, en Davos, Suiza, de que tener un dólar débil ayudaría a las exportaciones estadounidenses, generó que el índice Dólar cayera hasta un nivel de 88.71 puntos, luego de encontrarse en la sesión previa en; 89.206 puntos.

De hecho, los analistas económicos habían dicho que la idea de tener un dólar más débil es hacer las exportaciones estadounidenses más competitivas, encareciendo al mismo tiempo los precios de las importaciones, y con ello reducir el déficit comercial de Estados Unidos.

Sin embargo, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, en una entrevista que le hizo la televisora estadounidense CNBC en el mismo foro económico, dijo que a él le interesa más tener un dólar fuerte.

Luego de ese comentario, el dólar estadounidense comenzó a fortalecerse frente a las principales divisas del mundo, con ello, hacia el cierre de las negociaciones, el Índice Dólar llegó a un nivel de 89.45 puntos, con respecto al cierre anterior, significó un avance de 0.27 por ciento.El analista económico sénior de CIBanco, James Salazar, comentó que pese al repunte de la moneda estadounidense, ésta sigue débil frente a las principales monedas del mundo, pues en lo que va de este año, el índice Dólar registra una depreciación de 2.9 por ciento.

El especialista adelantó que este indicador económico aún tiene cierto margen de baja, con el pronosticó de que podría llegar hasta el nivel de 85 puntos, por lo que no sería raro ver nuevos retrocesos en las próximas semanas.

Mencionó que existen algunos factores que podrían evitar una mayor debilidad del dólar, como el repunte de la economía estadounidense, así como la expectativa de mayores alzas de tasas de interés que tiene previsto hacer la Reserva Federal en este año.

ricardo.zamudio@eleconomista.mx