La semana comienza con un notable revés en la remontada de la libra. Sus caídas superan por momentos el punto porcentual en su cruce con el euro, de forma que la divisa comunitaria acelera sus subidas por encima de los 86 peniques.

El euro escala de esta forma hasta sus cotas más altas en cerca de dos meses, desde mediados del pasado me de noviembre. En sus mínimos de la semana pasada cayó hasta los 84 peniques.

Los descensos se producen en medio de un resurgir de las alertas sobre el rumbo del Brexit. El fin de semana ha deparado la primera entrevista del año a la primera ministra británica. En sus declaraciones a Sky News Theresa May ha insistido en que la prioridad en el proceso de desconexión de la Unión Europea será el control de la inmigración, por encima de cuestiones más económicas como el acceso al mercado único.

La primera ministra avanzó además que desvelará nuevos detalles de la estrategia del Gobierno británico sobre las negociaciones para el Brexit en las próximas semanas.

Los inversionistas deshacen posiciones en la libra, y las caídas cobran fuerza también en su cruce con el dólar. Los recortes en la jornada de hoy sitúan a la divisa británica por debajo de los 1.22 dólares, sus mínimos desde finales de octubre.

Nuevos récords en la Bolsa de Londres

La debilidad de la libra vuelve a servir de estímulo en la renta variable británica, en especial a las empresas más orientadas a la exportación.

La Bolsa de Londres se sitúa al frente de las subidas en Europa, y el índice Ftse 100 pulveriza nuevos récords históricos por encima de los 7,200 puntos. El pasado viernes ya logró cerrar, por primera vez en la historia, por encima de este umbral.

El Ftse 100 acumula una revalorización desde el referéndum sobre el Brexit, celebrado el pasado 23 de junio, del 14 por ciento. Este mismo porcentaje fue el que se anotó de subidas en el conjunto de 2016, lo que permitió a la Bolsa de Londres cerrar el ejercicio con el mejor balance de las plazas europeas, por encima del 6.8% del Dax alemán y el 4.8% del Cac francés.

En pleno reajuste de carteras de cara a 2017, los analistas de Citigroup mostraron la semana pasada sus preferencias por la renta variable británica frente a la de la eurozona.

[email protected]