Para pedro Vaca, director general de Cadu Inmobiliaria, la salida de la viviendera a la Bolsa Mexicana de Valores (BMV) fue un acto de valentía, ya que la colocación se llevó a cabo en medio de un periodo de volatilidad que se acompañó de una de las peores caídas en el precio del petróleo.

En entrevista, el empresario admitió que la crisis de las tres grandes inmobiliarias en la BMV generó recelo entre los inversionistas. Ahora tenemos el reto de convencerlos y desmarcarnos de las que enfrentaron problemas...nuestra misión es abrir brecha para que más empresas tengan acceso al mercado de valores , comentó.

Reconoció que ante las condiciones de incertidumbre, se vieron en la necesidad de ajustar a la baja el precio de la acción y eso se suma a la todavía falta de confianza en el sector, no obstante, estudiamos la oferta y tomamos la decisión de salir, a pesar de las condiciones adversas .

Proceso de nueve años

Desde el 2006, afirmó, se inició el proceso de preparación para incursionar en la BMV y ahora debemos de seguir al pie de la letra el plan de negocios de la empresa, lo que permitirá restaurar la confianza de los inversionistas .

De acuerdo con la presentación a inversionistas, Cadu estimó que el precio por acción podría rondar entre 21.50 y 23.50 pesos. Se colocó en 18 pesos.

El pasado 4 de diciembre, Cadu realizó una oferta pública de acciones en la BMV y en los países que forman parte del Mercado Integrado Latinoamericano (Mila).

El total de la colocación ascendió a 2,407 millones de pesos. La oferta fue 80% primaria y 20% secundaria.

En la parte primaria se suscribieron 110 millones 465,116 acciones con opción de sobreasignación, lo que significó 1,988 millones de pesos, mientras que el tramo secundario fue por 23 millones 255,814 títulos y por un importe de 419 millones de pesos. El monto de la emisión ascendió a 2,407 millones de pesos y se distribuyó entre 1,119 inversionistas.

Posterior a la transacción, 37% de la compañía quedará en manos del público inversionista; 63% corresponderá a los actuales accionistas.

Pedro Vaca detalló que la mayor parte de los recursos que obtengan de la oferta se utilizarán para la compra de terrenos y capital de trabajo, mientras que 300 millones se destinarán al pago de deuda.

Primera en el MILA

Después de casi 10 años, Cadu Inmobiliaria fue la primera viviendera en listarse en la BMV y a sugerencia de los directivos de la Bolsa, decidimos salir en las naciones que integran el Mila (Chile, Perú y Colombia), lo que abre la puerta para que nuevas operaciones se repliquen en otros países , añadió.

El directivo recordó que desde hace varios años se empezaron a preparar para cotizar y creemos que atrás de nosotros vendrán otras inmobiliarias .

Cadu se constituyó en septiembre del 2001 con el objetivo de desarrollar, construir y comercializar viviendas para los sectores medio y bajo de la población. Se integra por 20 negocios, cada uno con especialización en diferentes ramos.

La compañía tiene presencia en Quintana Roo, Aguascalientes, Jalisco, Guanajuato y el Estado de México. Su política es mantener cuatro años de reserva territorial y al 30 de septiembre de este año contaba con 373.4 hectáreas, las que permitirán edificar 32,433 inmuebles en los próximos años.

Al cierre del noveno mes del 2015 su deuda ascendió a 2,070.2 millones de pesos, integrada por 66.2% de créditos con instituciones financieras y 33.8% en Certificados Bursátiles en el mercado mexicano.

Pedro Vaca insistió en que hay diversos puntos a favor del sector: hay una demanda potencial ante un rezago de vivienda, una creciente confianza del gobierno federal, mientras que la banca de desarrollo y comercial ofrecen diferentes esquemas de crédito, lo que permite a los desarrolladores participar de manera más dinámica.

Las OPI

Este año han habido cinco ofertas públicas iniciales (OPI) de acciones en la BMV, de las cuales tres han tenido un desempeño positivo en la BMV, mientras que dos de ellas van a la baja.

Elementia entró al mercado bursátil el pasado 10 de julio y desde entonces a la fecha el precio de sus acciones han subido 5.24 por ciento.

Por su parte, la filial de autopartes de Grupo Alfa, Nemak, debutó en la bolsa el pasado 1 de julio, y a la fecha sus títulos han dado un rendimiento a sus inversionistas cercano a 16%, en tanto que la financiera Unifin entró a la BMV el 5 de mayo de este año y a la fecha sus acciones van ganando 68.17 por ciento.

Pero no a todos les sonríe la suerte. Inmobiliaria Gicsa, por ejemplo, se listó en la BMV el 4 de junio y el valor de sus papeles ha caído desde entonces 2.24 por ciento.

Cadu Inmobiliaria se listó en la Bolsa el pasado 4 de diciembre y sus acciones llevan una pérdida de 0.84 por ciento.

[email protected]