Apenas comienza el 2015, y los mercados energéticos ya padecen las presiones a la baja. El petróleo y Rusia han interrumpido la minitregua que registraron en las últimas jornadas de 2014.

La cotización del barril de Brent se ha desinflado hoy casi un 3% adicional, y ha renovado mínimos de más de cinco años, hasta bajar incluso de los 55 dólares, algo que no sucedía desde mayo de 2009.

Los descensos han alcanzado también a la cotización del barril tipo West Texas, de referencia en Estados Unidos. En su repligue ha tocado los 51.4 dólares, ubicándose en zona de mínimos desde abril de 2009.

Más aún, los próximos días no dan señales de optimismo. Las alertas derivadas de la sobreproducción de petróleo se refuerzan con los planes de Iraq, el segundo mayor productor de crudo de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP), de aumentar sus exportaciones en enero.

Arabia Saudita, principal productor de la OPEP, ha confirmado en fechas recientes que hará lo posible para evitar la pérdida de su cuota de mercado, y esto incluye la rebaja en los precios. Según Bloomberg, la negativa de reducir el nivel de producción ha provocado que la OPEP cerrara diciembre como el séptimo mes consecutivo con niveles de bombeo superiores a los establecidos en su cuota oficial.

Nueva desbandada en Rusia

El resurgimiento de la caída del precio del petróleo ha activado nuevamente las señales de alerta en Rusia. El rublo y la Bolsa de Moscú cortaron su repunte mostrados a fines del 2014.

La jornada ha sorprendido con caídas superiores al 5% en la Bolsa de Moscú. El índice RTS, denominado en dólares, ha llegado a perder los 750 puntos. Las empresas energéticas figuran de nuevo entre las más penalizadas.

Las presiones procedentes de los mercados energéticos han alcanzado los mercados financieros, en forma de caídas de los bancos y de su divisa. El rublo ha iniciado la semana con otra caída próxima al cinco por ciento. El dólar vuelve a acercarse de esta forma al nivel de los 60 rublos. El euro, por su parte, roza ya los 70 dólares.

Desde que el pasado 16 de diciembre el dólar alcanzara los 80 rublos y el euro los 100 rublos, la divisa rusa había acelerado su remontada.

Contenido de la Red Iberoamericana de Prensa Económica

[email protected]