Hace unos días se publicó un informe muy nutrido, en el que se detalla la existencia de granos y oleaginosas en todas sus posiciones, un reporte trimestral de inventarios del que se desprende un mundo de información; hay que destacar que dicho informe no incluye el inventario en tránsito; sin embargo, lo que sí se pudo contabilizar alcanza para darle una estimación más aritmética a lo que se produjo recientemente en la campaña agrícola recién cosechada, y por diferencias también se puede determinar el grado de consumo interno y demanda exportadora de Estados Unidos.

Con la información de existencias, se emitió una proyección de utilización de granos y oleaginosas diferido, la cual determina la cantidad de inventarios finales que tendrá Estados Unidos antes de que llegue su siguiente ciclo agrícola.

Con lo anterior referido, pasemos a las conclusiones duras y con ello definamos un estado de cosas para quien opera de manera directa o indirecta commodities agrícolas; el reporte dio un veredicto neutral para el trigo, bajista para la soya y sus subproductos, y ligeramente alcista para el maíz; digo ligeramente porque el reporte fue menor a lo esperado por analistas, pero eso sólo alcanza para quien gusta de ver el vaso medio vacío, la realidad es que se hizo un ciclo agrícola robusto y las existencias finales que se determinan de ello muestran una composición de inventarios muy importante, hay mucho maíz, suficiente trigo y mas soya de la que habíamos visto en muchos años, y eso es sólo el principio, porque ahora que se conecte esa producción con lo que se hace en diferentes países productores/exportadores, se prevé una acumulación mayor, y esto lo hemos venido diciendo hace mucho tiempo. ¿Qué sigue ahora? Una mecánica de mercado distinta; En el pasdo la limitación de inventarios hizo que el cliente buscara proveedor; sin embargo, esta forma de comercialización cambia, porque ahora es el que tiene producto quien busca cliente; hay espacio para dejar que la demanda crezca y que las condiciones de suministro no obliguen a que se limite esta crecida con precios. Estamos en una tendencia bajista, con espacios de volatilidad y si te dedicas a la producción agrícola, te diré que los ralis, o incrementos de precios, son oportunidades de vender, no hay que perder lo anterior de vista. En una tendencia bajista no se sabe sólo bajar en los mercados, menos en las condiciones actuales. La demanda de China es un gran enigma, los chinos están subastando inventarios internos de maíz para darles rotación; sin embargo, los precios son muy elevados y para atraer compradores, el gobierno extiende en proporción de lo que compre la industria, una licencia de importación, con ella pueden acceder a comprar maíz internacional más barato, siempre y cuando este maíz esté permitido según su protocolo de material genéticamente modificado, una tarea de alta complicación pues hay semillas en torrente de abasto que no es posible segregar y no están autorizadas. En el pasado estas limitaciones han ocasionado rechazos de embarques completos, que han lastimado seriamente a varios exportadores; mientras, China importa el subproducto de la destilería de maíz para la industria de etanol y bastante sorgo que entra en China sin mayores problemas; el maíz para los chinos aún representa un tema de soberanía alimentaria y por ello no cuenta con libre acceso al mercado, en vías de cuidar sus producciones internas. El sorgo tiene una prima interesante respecto del maíz en Estados Unidos, los DDG o grano seco de destilería valen más que el maíz en estos instantes, y el etanol es más barato que el grano que le es precursor, eso abre una nueva panorámica a la luz de lo que hará esa industria de etanol. La caída del petróleo derrumbó el precio de las gasolinas, al punto de que no es nada atractivo mezclar etanol. Si bien hay un mandato para que sea incluido el alcohol en las gasolinas, quien hace etanol recibe un (RIN) que es de alguna manera un cupo que puede comercializarse y utilizarse por parte de los mezcladores de gasolinas para no incluir etanol en la gasolina... En otras palabras, si el volumen de mandato no es cumplido, el mostrar un cupo (RIN) les permite la no utilización,y lógicamente si los (RIN) son demandados, su precios tiende a la alza en el mercado secundario, que es lo que está sucediendo justo ahora.

Este mundo de los commodities siempre tiene ángulos no planeados y cambios súbitos de timón, situaciones como lo que sucede con el franco suizo, la caída del petróleo y los movimientos financieros inyectan un grado amplio de volatilidad, en algunos casos hay inversionistas que buscan un destino diversificado en inversión y en los commodities encuentran la casa mas hermosa del peor vecindario, y eso, en ocasiones, en contra de sus propios fundamentales; atraen capitales que ingresan desde el lado de la compra, creando demanda que no es consumo y de eso vimos mucho las semanas pasadas. Del otro lado, quien está ya invertido en estas categorías, reconoce que el peso de los fundamentales limita los ascensos de precios, y eso les hace menos atractiva la estadía; acto seguido, los capitales liquidan sus tenencias y las caídas de precio se hacen explosivas.

Nada está escrito en términos de dirección de precios, quédate con el sabor a bajas, pero no pierdas de vista que la volatilidad por factores externos está más viva que nunca. Por ello, administrar riesgos se hace fiel a tus márgenes y el adivinar precios en más ocasiones que menos te dejará rascándote la cabeza, sin saber por qué o cómo. En esto de los mercados siempre hay alguien que tiene con qué, y alguien que tiene por dónde, así que una vez que estas personalidades se juntan, los precios hacen dibujos insólitos en las gráficas. No dejes que las gráficas de precios sean interpretadas como electrocardiogramas, más seguro es lo más amarrado y ahí es donde vive el largo plazo.

aochoa@rjobrien.com