La Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) busca contribuir en aumentar el número de empresas listadas en Bolsa, así como desincentivar el desenliste de las compañías, así lo adelantó Gloria Fragoso, vicepresidenta de Supervisión Bursátil de la institución.

“Hay interés y sobre todo expectativa de lo que puede detonar este programa (de incentivos fiscales lanzados en enero por el gobierno), pero tiene que ir acompañado de una serie de medidas en paralelo (...) Justo en ese sentido trabajamos con la Secretaría de Hacienda para encontrar razones que desincentiven a las emisoras a salirse de la Bolsa”, dijo durante una ponencia en el XIV Summit de Capital Privado organizado por la Asociación Mexicana de Capital Privado (Amexcap).

Durante el pánel “¿Cómo cerrar la brecha de empresas listadas comparada con otros países?”, la rfuncionaria destacó el anunció de reducción fiscal que realizó el gobierno federal en enero, de 30 a 10% la tasa tributaria que pagan las compañías para listarse en el mercado accionario.

La funcionaria señaló que es necesario desarrollar medidas que contribuyan a esta iniciativa, la cual tiene como fin aumentar el mercado bursátil mexicano.

De acuerdo con la Federación Internacional de Bolsas de Valores (WFE por su sigla en inglés), este representó alrededor de 30% del PIB de México en noviembre del 2018, muy por debajo de sus pares latinoamericanos.

Fragoso reiteró que es fundamental facilitar el acceso de las compañías en el corto, pero también en el mediano y largo plazos, así como evitar que salgan del mercado accionario.

“Es primordial lograr que las empresas den ese brinco a Bolsa, pero lo más importante es que se mantengan, que no se deslisten (...) También hay que revisar las razones por las que se están deslistando”, sostuvo.

Diversificado

Durante la misma ponencia, José Oriol Bosch, director general de la Bolsa Mexicana de Valores (BMV), celebró el incentivo fiscal y dijo que a esto deben sumarse acciones del resto de los participantes.

Destacó que la BMV ha lanzado 10 instrumentos en la última década, ayudando a la diversificación; éstos incluyen los CKD y los fibras, lo cual, expuso, ha ayudado a la innovación, estrategia con la que consideran continuar, “vamos a seguir innovando y promoviendo no sólo a las empresas que ya están listadas”, aseveró.

El directivo  indicó que las medidas anunciadas por el gobierno federal para impulsar el crecimiento del mercado de valores van a tener un efecto positivo.

Sin embargo, desestimó dar una fecha de cuándo podríamos ver las primeras empresas listadas en Bolsa, gracias a este decreto, pues todavía falta mucho por hacer.

“Fue un excelente mensaje y ahora tenemos que hacer el trabajo todos los que somos parte del sistema, no lo podemos delegar sólo a un decreto”, manifestó Oriol Bosch.

Reconoció que el tamaño del mercado accionario está muy lejos del tamaño que tiene actualmente, ya que hay menos de 150 empresas listadas, situación que urge corregir, sobre todo ahora que en México operan dos bolsas de valores.

“Estamos en un escenario en donde tenemos dos bolsas y las mismas 150 empresas en el mercado de capitales; ojalá que podamos corregir esto porque, si no, la imagen va a ser peor a la hora de compararnos con otros mercados de valores”, enfatizó el director general de la BMV.

José Oriol Bosch explicó que también es necesario aumentar la promoción para atraer a más inversionistas, puesto que en México apenas cuatro personas de cada 10,000 habitantes en edad adulta invierten en Bolsa.

Mercado, pequeño por oferta y demanda

El mercado bursátil es pequeño por problemas de oferta y demanda, pues la propia cultura empresarial y el reducido número de cuentas de inversionistas inciden en esta problemática, coincidieron actores del sector.

“En México hay cuatro adultos que invierten en Bolsa por cada 10,000. En Estados Unidos son seis de cada 10, 60 por ciento. Eso es algo que tenemos que trabajar”, dijo José Oriol Bosch, director general de la BMV.

El directivo acusó como limitante para crecer el mercado mexicano accionario a la cultura empresarial, pues comentó que todavía hay cierta resistencia a tener un gobierno corporativo sólido, que incluye consejeros independientes externos.

El débil crecimiento económico también sería otro factor en contra. Argumentó que hay otros países emergentes con mejores tasas de crecimiento que el país. La falta de liquidez también impediría un mayor dinamismo en el mercado bursátil local, refirió.

“En la bolsa tenemos 150 empresas listadas en el mercado de capitales, pero las primeras dos empresas ocupan poco más de 50% del volumen operado. Y si nos vamos a las primeras 40 empresas, son 80% del volumen operado. Todavía nos quedan otras 110”, fustigó el directivo.

Comentó que esto hace que a pesar de que algunas empresas puedan tener indicadores operativos muy buenos, tienen muy poco volumen operado, con lo que el precio de sus acciones resulta castigado.

Retail y empresas medianas

Por su parte, María Ariza, directora general de la Bolsa Institucional de Valores. Señaló que es primordial desarrollar el mercado retail de inversionistas en el país, así como enlistar a empresas medianas.

Dijo que en los últimos años se dio prioridad a las grandes empresas como objetivos para listarse en el mercado accionario, pero que es necesario voltear a las medianas.

“En emisiones habíamos estado concentrados en empresas más grandes, con madurez, sofisticadas, y olvidamos que la Bolsa es para hacer crecer a empresas medianas también. No estábamos haciendo barrida completa de oportunidades de inversión, y en el lado de la demanda no ha habido penetración de ahorro en retail”, afirmó.

Sostuvo que la población ha crecido 30 por ciento. Sin embargo las cuentas de inversión abiertas se han mantenido constantes en 260,000 contratos en las intermediadoras bursátiles. (Claudia Tejeda)

[email protected]