Warren Buffett dijo el lunes que los titulares negativos, incluidos los del brote de coronavirus, no empañan su opinión de que la renta variable es un buen destino para las inversiones a largo plazo.

En declaraciones a la cadena de televisión CNBC, Buffett dijo que no era ningún experto en el coronavirus, pero señaló que los inversionistas con un horizonte temporal de 10 a 20 años y centrados en la capacidad de generar utilidades de las empresas verán que han “hecho una buena inversión” al invertir en acciones.

“Ciertamente, no se puede predecir el mercado leyendo la prensa diaria”, dijo. “Si miras la situación actual, obtienes más por tu dinero en acciones que en bonos”.

Buffett dijo que la economía de Estados Unidos era “fuerte, pero un poco más floja” que hace seis meses, y reconoció que el brote de coronavirus había afectado a muchos de los negocios de Berkshire Hathaway.

El llamado Oráculo de Omaha dijo que muchos de los cerca de 1,000 establecimientos de la cadena de helados y restaurantes de comida rápida Dairy Queen que hay en China están cerrados, mientras que los que están abiertos “no están haciendo un gran negocio”.

Por otra parte, compañías como la empresa de material de aislamiento Johns Manville está sufriendo interrupciones en la cadena de suministro.

“Siempre se avecinan problemas”, dijo. “La verdadera pregunta es dónde estarán esos negocios en cinco o 10 años”.

Buffett hizo estas declaraciones después de que Berkshire publicara sus resultados anuales el sábado.

La utilidad operativa cayó 3%, a 23,970 millones de dólares. El beneficio neto alcanzó un récord de 81,420 millones de dólares, gracias a las plusvalías latentes en participaciones como la que el holding de inversiones de Buffet tiene en Apple.

Berkshire tiene más de 90 negocios operativos, incluido el ferrocarril BNSF, la aseguradora de automóviles Geico y los helados Dairy Queen, algunos de los cuales estarían afectados por el brote, según ha reconocido el propio Buffett. “La verdadera pregunta es dónde van a estar esas empresas en cinco o 10 años”, defiende. “La verdadera pregunta es: ¿ha cambiado la perspectiva de 10 o 20 años para las empresas estadounidenses en las últimas 24 o 48 horas?”. (Con información de Reuters y Expansión/España)

[email protected]