La emisión del bono soberano sustentable que alista el gobierno de México se mantiene en pausa por el daño que ha causado el coronavirus en los mercados financieros, informó el subsecretario de Hacienda y Crédito Público, Gabriel Yorio.

“Estamos evaluando la colocación del bono sustentable porque con el coronavirus los mercados no están en una actitud positiva. Las bolsas han caído”, detalló el funcionario federal.

Explicó que esperarán a que las condiciones financieras en el mundo sean las adecuadas para llevar a cabo con éxito la venta de los papeles de deuda soberana sostenible.

Aseguró: “El dinero no lo necesitamos; ya levantamos todo el financiamiento de este año”.

Dijo que lo importante es que ya está listo el marco del bono, el cual está alineado con los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la Organización de las Naciones Unidas y que ya presentaron a los inversionistas extranjeros, a quienes les gustó.

La representación mexicana visitó a fondos de impacto de la zona nórdica, que muestran una fuerte cultura sostenible, así como a grandes inversionistas de Londres, Francia y Alemania, con nombres como BlackRock y PIMCO.

“La retroalimentación que hemos recibido es que hemos puesto el más alto estándar a nivel internacional con el marco del bono soberano sostenible porque solamente Corea del Sur ha elaborado un marco sostenible y no es como el nuestro.

“Vamos a ligar a los inversionistas internacionales con la política social de México, independientemente de la administración que la lleve a cabo, y creo que ése va a ser un gran impacto”, presumió el subsecretario de Hacienda.

El marco del bono soberano sostenible liga el presupuesto federal con las metas sociales y de desarrollo sostenible. En él se incluyó el criterio geoespacial que durante 15 años han construido y con el que se identifican los municipios más rezagados en todos los temas de brechas sociales, los cuales coinciden con el decreto que emitió el mandatario federal de darles la atención prioritaria.

Enfoque social

Gabriel Yorio destacó que justamente el enfoque social de la administración actual fue lo que más gustó a los inversionistas europeos que visitaron hace unas semanas.

Lo anterior le dio la oportunidad al gobierno de México de explicarles la inclusión financiera que están llevando a las zonas rurales, en donde todavía hay rezagos del sistema financiero que “podrían parecerse a los del siglo pasado y, aunque la solución no puede ser la más moderna, sí debe ser progresiva”.

“Explicar esta lógica a los inversionistas les cambió la perspectiva de cuál es el enfoque social que estamos implementando, porque todo el tema de banca digital lo podemos hacer en la Ciudad de México y lo vamos a hacer con el cobro digital, con las aplicaciones, con la tecnología para brindar servicios financieros, que para lo rural eso no es realista”, argumentó.

También hablaron del programa para construir caminos rurales en estados del sur-sureste mexicano, como Oaxaca, en donde están incluyendo las tradiciones locales para llevar a cabo este tipo de obras que tienen beneficios ambientales y sociales.

Otro programa que presentaron fue el despliegue de becas para los jóvenes que no tienen un empleo y que no logran acceder a fuentes de trabajo, un segmento de la población vulnerable y que “puede fácilmente ser reclutado por el crimen organizado”, sin dejar a un lado la iniciativa de Sembrando Vida para reactivar a la zona sur de la República Mexicana.

“Entonces este marco nos permite hacer el mapeo y acceder eventualmente a algún fondo de impacto sustentable, verde o social”, añadió Yorio.

Recursos del bono serán para programas sociales

Los recursos del primer bono sostenible soberano que México ha planeado colocar en los mercados internacionales se usarán para financiar proyectos elegibles de los sectores de agua, educación, salud, energía e infraestructura social, alineados con sus Objetivos de Desarrollo Sostenibles (ODS) y con el que pretende beneficiar a 1,345 localidades.

El 24 de febrero, el gobierno federal todavía alcanzó a organizar un road show entre inversionistas europeos, mismo que concluyó el lunes 2 de marzo, a quienes les presentó el marco del bono soberano sostenible.

“El gobierno federal de México pidió a BNP Paribas, Credit Agricole CIB y Natixis, que actuarán como los asesores de la estructuración soberana del bono sostenible, organizar un road show de inversionistas en Europa”, según información de la firma financiera Natixis.

El año pasado, el gobierno mexicano empezó a diseñar con la francesa Natixis el marco del bono soberano sostenible alineado con los objetivos de desarrollo sostenible o los sovereign bond framework (SDG).

Eduardo Piquero, director de la Plataforma Mexicana de Carbono, el área de mercados ambientales del Grupo Bolsa Mexicana de Valores celebró la eventual emisión de los bonos soberanos sostenibles de México porque abrirá la brecha para que crezca este mercado en el país.

Estimó que, con esta colocación, México pudiera solicitar recursos del orden de 2,000 millones hasta 7,000 millones de euros, considerando el monto recabado por gobiernos como Chile, el primer país de América Latina e hacerlo y Francia que obtuvo el monto más alto por una colocación.

Piquero consideró que, por el perfil de los bancos estructuradores, la oferta de papeles sostenible del gobierno mexicano se hará en euros y en el mercado parisino o en alguna capital europea, como Londres o Ámsterdam.

“Yo creo que sí va a ser bien recibido el bono soberano sustentable de México porque países en vías desarrollo con una menor calificación crediticia hicieron su oferta y fue bien recibida, tal es el caso de Nigeria, Fiyi y Kenia”, comentó Piquero.

Otra razón del éxito que se le augura a la oferta mexicana es que los inversionistas internacionales están demandando productos con un enfoque ASG y están excluyendo las inversiones en el negocio del gas, petróleo y combustibles fósiles.

La Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) difundió el 21 de febrero el marco de referencia para la emisión del bono sostenible soberano, que recibió la segunda opinión de Vigeo Eiris, un proveedor internacional de investigación y valuación en temas ASG.

Dicha firma global palomeó el marco de referencia de la SHCP por estar alineado con los principios y objetivos de los ODS.

Contó con la participación y el respaldo del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) que acompañó al gobierno mexicano en su análisis y mapeo de los temas ODS.

“La emisión del SDG Sovereign Bond de México representa un paso importante hacia la creación de un mercado para las inversiones de SDG y tiene el potencial de abrir el camino para que otros gobiernos aprovechen el mercado de capital privado para financiar programas públicos relacionados con los ODS”, expone el PNUD en un documento.

“También establece un punto de referencia para guiar el desarrollo de los bonos del sector privado”, indica.

Con la emisión se busca beneficiar a 1,345 ciudades, especialmente a las del sur del país, mismas que fueron elegidas a través de un análisis del Censo de Población y Vivienda, y del Consejo Nacional para la Evaluación del Desarrollo Social.(Judith Santiago)

[email protected]