El beneficio neto de Toyota se disparó más de un 460% en el primer trimestre, impulsado por la recuperación de las ventas por la mejora de la crisis sanitaria por Covid-19, anunció este miércoles el fabricante de automóviles.

El líder mundial en ventas de autos registró un beneficio neto de 897,800 millones de yenes (unos 8,200 millones de dólares) en el primer trimestre, que inició en abril, un récord para este periodo y un aumento respecto a los 158,800 millones de yenes del mismo intervalo del año anterior.

Sin embargo, la compañía mantuvo su previsión de beneficio neto para todo el año en 2.3 billones de yenes, alegando "incertidumbres durante y después del segundo trimestre".

Toyota se ha recuperado del impacto de la pandemia de Covid-19 más rápidamente que sus competidores y la semana pasada dijo que las ventas mundiales alcanzaron un récord en los seis meses hasta junio, gracias a la demanda de sus modelos Highlander y Camry en Estados Unidos y de las marcas Corolla y Lexus en China.

Los resultados del primer trimestre fueron el resultado de que mantuvimos (...) unas ventas y un suministro estables, a pesar de la escasez de semiconductores y la propagación del Covid-19", dijo la compañía en un comunicado.

El gigante japonés ha logrado superar hasta ahora la escasez mundial de semiconductores, que ha obligado a sus rivales a recortar objetivos de producción, pero ahora se enfrenta a algunos problemas.

En junio, Toyota suspendió temporalmente las operaciones en dos plantas nacionales por la escasez de chips e interrumpió brevemente la actividad en otra fábrica.

"Se espera que el suministro de semiconductores siga siendo escaso al menos hasta el año que viene porqué la recuperación económica mundial tras la pandemia de coronavirus debería impulsar la demanda de chips en muchos sectores", dijo Yasuo Imanaka, analista jefe de Rakuten Securities.