Las acciones de Genomma Lab, empresa dedicada a la comercialización de medicamentos OTC y productos dermocosméticos, están “castigadas” por el mercado de valores mexicano y se encuentran cotizando por debajo de lo que deberían valer, consideró Jorge Brake, director general de la firma.

“Si vemos empresas similares a la nuestra en tamaño y en perfil en otras bolsas como la de Nueva York o Londres, nuestra acción debería de valer 50% más, como mínimo”, dijo el directivo al preguntársele si el precio de sus papeles refleja lo que vale la empresa.

¿Por qué no está ahí (el precio de nuestra acción)?, por distintas variables. Una es porque la Bolsa de valores mexicana está afectada”, explicó.

En entrevista, el directivo comentó que “hay una situación que originó el Covid-19 que hace que los inversionistas se vayan a apuestas seguras, a las grandes empresas que tienen 120 años o más, mientras se vuelven a acomodar las cosas y vuelven a entender qué está pasando con todas las empresas”.

Cada título de Genomma Lab se negocia en la Bolsa de valores de México en 18.35 pesos, lo que refleja un retroceso de 2.60% en el 2021. A inicios de este año cotizaban en 18.84 pesos.

El jueves de la semana pasada, Genomma Lab anunció una nueva alianza con la que sumará a su negocio, la comercialización de una nueva vacuna oral contra el Covid-19, Oravax, que actualmente está en la Fase I de pruebas clínicas en Sudáfrica y se encuentran trabajando para iniciar con la Fase II.

Desde el anuncio, en dos días, las acciones de Lab, han caído 3 por ciento

“Las acciones en la Bolsa están muy castigadas y eso no ayuda, pero fuera de eso va a tomar unos días digerir la noticia para entender la relevancia que tiene porque esto puede ser seguido por otras cosas interesantes y como empresa latinoamericana es más relevante porque no hay firmas de la región metidas en el mundo de la salud”, dijo el director general de la compañía que comercializa productos bajo marcas como Cicatricure, Asepxia y Suerox.

Jorge Brake confió en que sus planes de crecimiento empujarán el precio de su acción, sobre todo considerando que su apuesta es a mediano y largo plazos.

Dijo que este proyecto no requerirá grandes cantidades de inversión, aunque aún no está cuantificado, puesto que su nuevo socio ya desarrolló la tecnología para producir la vacuna oral.

Brake explicó que las próximas inversiones serán con recursos propios, por lo que descartó emitir deuda.

“Estamos en una muy buena situación de “cash”. Estamos generando de una forma eficiente y fluida, entonces, por ese lado, a no ser que haya un gran proyecto muy diferente donde se requiera invertir, no veo ningún gran cambio, estamos buscando proyectos que traigan innovación y que no tengan mucha necesidad de capital”, sostuvo.

Alianza Covid-19

La apuesta de Genomma Lab de aliarse con la israelí Oramed Pharmaceuticals para desarrollar una vacuna anticovid que sea tomada y no inyectada, está proyectada para que en unos 18 meses esté terminando su proceso de estudios clínicos y su potencial aprobación para alistar su salida al mercado.

Así lo prevé Rodrigo Herrera, fundador y presidente de Genomma Lab, quien en entrevista expresó que en cuanto esté culminada la fase I en Sudáfrica y empiece la II con estudios clínicos en personas, tendrán los tiempos más claros y quizá para cuando salga ya esté abierta la opción de venta privada.

El propósito de la alianza es armar el andamiaje para culminar el desarrollo y tener clara la estrategia de salida de dicha vacuna oral en el mercado mexicano, así como en otros 19 países de América Latina donde Genomma Lab ya cuenta con una plataforma sólida de distribución y comercialización.

La idea es fabricar la vacuna en su planta en México: “habrá que hacer algunas ajustes para fabricar el ingrediente activo fuera o buscar alguna alianza, pero con nuestra capacidad instalada poder fabricarla aquí”, apuntó.

El directivo auguró que México debería ser el primero en acceder a una vacuna con estas características, para la cual ya hay una tecnología probada, pues Oramed está muy avanzada en el desarrollo de la insulina tomada, cuyos estudios ya van en fase III con altas probabilidades de ser aprobada en breve en Estados Unidos.

Sobre esa facilidad de que una vacuna sea tomada en vez de inyectada, cuando esté superada la barrera tecnológica que hasta ahora lo ha impedido, el empresario vislumbra que una vez que se dé el paso de su aprobación, se abrirá la puerta para explorar con otras vacunas no Covid la opción de convertirlas en orales. De ahí, la decisión de las empresas aliadas de intercambiar acciones, estar alineadas y ser socios comerciales en otras iniciativas.

“Lo relevante es que en esta operación Genomma aporta su plataforma extendida en América Latina que incluye desde fabricación, con su propia capacidad instalada de producción y maquila, aparte de un sistema de distribución en la región y un área de asuntos regulatorios con decenas de registros y dossiers sometidos en los distintos mercados.

Rodrigo Herrera dijo que el negocio de Genomma Lab está a tal grado extendido internacionalmente, que ya sus ingresos por ventas totales provienen en 60% del extranjero. (Con información de Maribel Ramírez Coronel)

termometro.economico@eleconomista.mx