Abengoa obtuvo en el 2017 ganancias por 4,278 millones de euros, frente a las pérdidas de 7,629 millones de euros registradas en el 2016, debido principalmente al beneficio no recurrente derivado de la reestructuración financiera finalizada en marzo del pasado año.

La empresa presidida por Gonzalo Urquijo logró un flujo operativo (EBITDA) de 127 millones de euros, frente a las pérdidas de 241 millones de euros del 2016.

Según Abengoa, excluyendo los gastos de asesores asociados a la reestructuración, el EBITDA habría sido de 179 millones de euros.

Por otro lado, los ingresos del grupo andaluz alcanzaron 1,480 millones de euros, cifra prácticamente similar a la del año precedente.

Por segmentos, las ventas en la actividad de ingeniería y construcción alcanzaron 1,317 millones de euros, mientras la facturación de la actividad de infraestructuras de tipo concesional alcanzó 163 millones de euros.

Los gastos generales cayeron 40%, hasta 125 millones de euros.

El endeudamiento financiero bruto asciende a 5,475 millones de euros, en línea con el nivel alcanzado tras la reducción de deuda consecuencia de la reestructuración.

“De estos 5,475 millones, 1,724 millones corresponden a deuda de sociedades clasificadas como mantenidas para la venta”, explica la firma.

nuevos proyectos

El año pasado, el grupo consiguió la adjudicación de nuevos proyectos por valor de 1,395 millones de euros en países como Marruecos, EU, Arabia Saudita, Reino Unido, Omán, Argentina o Chile.

Ayer, las acciones clase A de Abengoa cayeron 3.39% en la Bolsa de Madrid, hasta 0.029 euros. Las acciones clase B, por su parte, retrocedieron 1.68%, hasta 0.012 euros.