El presidente ruso, Vladimir Putin, calificó al líder norcoreano, Kim Jong-un, de “político maduro” con un arsenal formidable, pero también le instó a apaciguar las tensiones internacionales sobre el polémico programa nuclear de Pyongyang.

Kim, de 34 años, y el presidente estadounidense, Donald Trump, han mantenido a este respecto duras confrontaciones en las que intercambiaron amenazas de guerra e insultos personales.

Sin embargo, ha habido señales de un posible apaciguamiento después de que Pyongyang restaurara inesperadamente el diálogo este mes con Corea del Sur, dos años después de romper relaciones.

“Creo que Kim Jong-un ganó esta ronda”, declaró Putin a los periodistas rusos el jueves.

“Logró su tarea estratégica (...) tiene una ojiva nuclear y un misil intercontinental con un alcance de 13,000 kilómetros, que prácticamente puede alcanzar cualquier lugar del planeta, a cualquier velocidad, en cualquier punto del territorio de su enemigo potencial”, añadió.

“Es un político absolutamente competente y maduro”, dijo el presidente ruso.

En cambio, Putin añadió que a Kim le interesaba “armonizar, calmar la situación”.

Los Juegos Olímpicos de Invierno en la ciudad surcoreana de Pyeongchang el próximo mes se vieron eclipsados por las tensiones geopolíticas, con las repetidas pruebas de misiles de Corea del Norte.

El gobierno norcoreano asegura que esos misiles son capaces de alcanzar el territorio continental estadounidense y, además, ha detonado sus dispositivos nucleares más potentes hasta la fecha.

Pyongyang, que boicoteó los Juegos Olímpicos de Seúl de 1988, acordó el martes que enviaría una delegación olímpica oficial a Pyeongchang, en las primeras conversaciones formales celebradas en dos años entre el Norte y el Sur en Panmunjom, localidad fronteriza en la zona desmilitarizada que separa la península.

Rechaza informe

El Kremlin rechazó un informe de los senadores demócratas que describe la injerencia rusa en Estados Unidos y Europa, al que calificó de infundado, en tanto algunos políticos europeos dijeron ser conscientes de las intromisiones de Moscú.

El documento de 200 páginas realizado por encargo del senador Ben Cardin de Maryland, el demócrata de mayor jerarquía en la Comisión de Relaciones Exteriores, es el primero que detalla los presuntos esfuerzos rusos para socavar las democracias desde la elección presidencial del 2016 en Estados Unidos.