Yaundé, Camerún. Varios hombres armados mataron el viernes a 22 civiles, entre ellos 14 niños y mujeres, en un pueblo de una provincia del noroeste de Camerún poblada por la minoría de habla inglesa, anunció este domingo la ONU.

La oposición y algunas oenegés locales acusaron de la matanza al gobierno y a los militares, que luchan desde hace tres años contra grupos armados secesionistas de habla inglesa. Un portavoz militar lo ha desmentido a la AFP.

“Las evidencias indican que la mayoría de las víctimas son mujeres y niños”, afirmó por teléfono James Nunan, jefe de la Oficina de Coordinación de Asuntos Humanitarios de la ONU (OCHA) para las regiones del Noroeste y del Sudoeste de Camerún. “Ha habido al menos 22 muertos, entre ellos 14 niños, incluidas 11 niñas y nueve menores de 5 años, una mujer embarazada y dos mujeres que cargaban bebés”, agregó Nunan.

Responsable, jefe del ejército

En un comunicado, el Movimiento para el Renacimiento de Camerún, uno de los dos principales partidos de la oposición, “condenó la masacre” de mujeres y niños. “El régimen dictatorial” y “el jefe supremo de las fuerzas de seguridad y de defensa son los principales responsables de estos crímenes”, sostiene el partido.