A raíz del asesinato de más de 20 personas entre niños y maestros de la Escuela Primaria Sandy Hook en diciembre del 2012, el presidente Obama se comprometió a tomar medidas para reducir la violencia armada en los Estados Unidos. Empujó una nueva legislación en el Congreso, pero se estancó rápidamente en el Senado. Después de eso, él se comprometió a aprovechar su autoridad ejecutiva en lo posible para lograr el mismo fin. El lunes por la noche, horas antes de la presentación pública, se dieron a conocer los detalles de las acciones previstas a los medios de comunicación.

Aunque las nuevas medidas de Obama anunciadas durante su discurso en un Salón de la Casa Blanca son modestas, pudo conseguir lo que buscaba desde hace tiempo a raíz de un tiroteo masivo en Roseburg, Oregon: politizar el tema de las armas de manera que se convierte en un tema prominente antes de las elecciones del 2016.

En un discurso que paso de las lágrimas a la indignación, el presidente dijo que su decisión de ejercer su autoridad ejecutiva un movimiento que ha enfurecido a muchos republicanos fue un esfuerzo para evitar más violencia y unir al país en un tema divisivo.

Rindiendo homenaje a los padres de los niños muertos en Sandy Hook, algunos de ellos presentes en la ceremonia, dijo que ellos nunca se imaginaron que la vida de sus hijos sería acortada por una bala. Cada vez que pienso en esos niños, me da rabia , dijo Obama con lágrimas en los ojos.

Obama también acusó a los defensores de las armas y sus cabilderos de tomar al Congreso como rehén, pero dijo que no podrán tomar de rehén a Estados Unidos . Insistió en que es posible apegarse a la Segunda Enmienda de la Constitución que garantiza el derecho a poseer y portar armas y al mismo tiempo hacer algo para abordar los frecuentes tiroteos masivos en Estados Unidos, que dijo se han convertido en la nueva normalidad .

Esto no es una conspiración para quitarle a todos sus armas , dijo Obama durante la ceremonia en el Salón Este de la Casa Blanca. Si pasas una revisión de antecedentes, podrás comprar un arma de fuego. El problema es que algunos vendedores de armas han operado bajo un conjunto diferente de reglas .

El núcleo del plan de Obama está en extender la definición de distribuidor de armas de fuego, con lo que la administración espera aumentar el número de ventas sujetas a revisión de antecedentes.

Bajo la ley actual, sólo los distribuidores de armas de fuego con licencia federal deben revisar los antecedentes de los compradores potenciales, pero en las ferias de armas, sitios web y mercados de pulgas, los vendedores burlan tales requisitos al negarse a registrarse como distribuidores con licencia.

Con el objetivo de reducir ese vacío legal, el Departamento de Alcohol, Tabaco, Armas de Fuego y Explosivos de Estados Unidos (ATF) emitirá una guía actualizada que dice que el gobierno deberá catalogar como distribuidor a todos los que participen en el negocio de la venta de armas de fuego, sin importar dónde las venden.

Con ese objetivo, el gobierno considerará otros factores, incluso cuántas armas de fuego vende una persona, con qué frecuencia y si se venden a cambio de una ganancia.

También se dio aviso a los vendedores de que la administración planeaba aumentar el cumplimiento de las leyes, entre lo que se incluye el despliegue de 230 nuevos examinadores que la FBI contratará para procesar las revisiones de antecedentes.

Las medidas anunciadas por Obama fueron recibidas con una predecible división partidista.

Los precandidatos demócratas Hillary Clinton y Bernie Sanders elogiaron al presidente y se comprometieron a seguir tomando medidas similares si llegan a la Casa Blanca. El campo republicano formó un coro de voces que prometieron anular todo el paquete. El precandidato presidencial Marco Rubio acusó a Obama de estar obsesionado con socavar la Segunda Enmienda .

En el Congreso, los demócratas y los republicanos se alinearon de manera similar, en lados opuestos.

No estoy en la boleta de nuevo; no estoy buscando sumar algunos votos , dijo Obama en el discurso, agregando más tarde que era posible conciliar la Constitución con restricciones adicionales sobre las armas de fuego. Entendemos que hay algunas limitaciones a nuestra libertad con el fin de proteger a las personas inocentes.

Y aunque la mayor parte de las acciones que el presidente expuso pueden tener lugar de forma unilateral, los legisladores podrían aumentar la posibilidad de bloquear la aplicación de alguna de sus nuevas medidas a través del proceso de financiamiento.

Las medidas son una muestra del intento de Obama para trabajar en torno a un Congreso inmóvil. Sin embargo, lo que está incluido es sólo un cambio en la definición de vendedor de armas , que incluiría más recursos para hacer cumplir las leyes de armas existentes y más atención a los exámenes de salud mental, entre otras cosas. Todas esas cosas son políticamente populares.