Cleveland, Ohio. La lista de preguntas que preparó el moderador Chris Wallace en el primer debate entre los candidatos a la presidencia era una incógnita.

Su contenido no benefició al presidente Trump: Covid-19, el racismo, el crimen y la violencia, así como la reciente información sobre la falta de pago de impuestos sobre la renta por parte del mandatario.

El tema de la economía fue el más benévolo para Donald Trump. Su opción para salir vivio del debate era la interrupción. Y lo hizo.

El candidato demócrata, en el papel, lo tenía más fácil por su calidad de retador, pero sobre todo por la incompetencia del presidente en erl manejo de la crisis sanitaria.

Desde Cleveland, Ohio, el primer debate presidencial inció en torno al tema de ocupar el puesto vacante de la Suprema Corte tras la muerte de la jueza Ruth Bader Ginsburg.

“Nosotros ganamos la elección, las elecciones tienen consecuencias”, aseveró Trump en referencia a la indignación de los demócratas frente al nombramiento de Amy Coney Barrett que puede dejar la Corte Suprema en control de los conservadores durante décadas.

Si así fuera, Biden recordó que la intención de la jueza es votar en contra del seguro médico que creó Obama, y al hacerlo, 20 millones de estadounidenses serían los afectados.

Pero Trump interrumpía. “Es difícil hablar con este payaso, perdón, esta persona”, dijo Biden durante su intercambio de ráfagas con el presidente.

Pandemia, la herida de Trump

Biden criticó a Trump por su mal manejo de la actual pandemia sanitaria recordándole que ya hay más de 200,000 muertos en el país y aseguró que el mandatario entró en pánico y no tiene un plan.

Trump trató de lavarse las manos sobre su mal manejo y, como se esperaba, culpó a  China por el brote y afirmó “estamos a pocas semanas de tener una vacuna”. Biden lo desarmó. Falso. La vacuna no estará lista antes de las elecciones, tardará, y si acaso se descubre, la distrubución ocurriría en el segundo semestre de 2021.

Paraíso Fiscal, la Torre Trump

Trump aseguró haber pagado millones de dólares en impuestos en el 2016 y 2017, pese a que el diario The New York Times reportó que en ambos años pagó apenas 750 dólares.

“Pagué millones de dólares en impuesto sobre la renta. En un año pagué 38 millones, 27 millones de dólares en otro”, respondió Trump al moderador Chris Wallace.

Al cierre del debate se puso sobre la mesa  la votación por correo, con la afirmación de Trump,  sin fundamentos, de que se caería en un fraude electoral. “Si soy el ganador, o no soy yo, respaldaré y reconoceré el resultado”, dijo Biden. “Si es una elección justa, estoy totalmente de acuerdo, pero si veo decenas de papeletas manipuladas no lo puedo aceptar”, la respuesta de Trump.

Las interrupciones dan vida a Trump.