Kiev.- Rusia cuestionó este lunes la legitimidad y los "métodos dictatoriales" de las nuevas autoridades ucranianas, en momentos en que éstas se voltearon hacia los países occidentales para solicitar una ayuda financiera de urgencia y emitieron una orden de arresto contra el destituido presidente Viktor Yanukovich.

"Si tenemos en cuenta que el gobierno son las personas que caminan por Kiev con máscaras negras y Kalashnikovs, entonces será difícil para nosotros trabajar con un gobierno de ese tipo", sentenció el lunes el primer ministro ruso Dimitri Medvedev, en respuesta al cambio de mando en Ucrania.

"Es una especie de aberración llamar legítimo a lo que en esencia es el resultado de un motín armado", agregó, en alusión a los europeos, quienes, en cambio, decidieron apoyar a las nuevas autoridades y enviaron a Kiev a su jefa de la diplomacia, Catherine Ashton.

La Alta Representante de Política Exterior y de Seguridad Común de la UE se reunió el lunes por la tarde con el presidente interino Olexandre Turchinov y fue a Maidán, la plaza de la Independencia de Kiev, para depositar flores en memoria de las más de 80 víctimas de la violencia de la semana pasada.

Poco antes, el ministro interino de Finanzas, Yuri Kolobov, evaluó la ayuda que necesita Ucrania en "35,000 millones de dólares para el periodo 2014-2015".

"Hemos pedido a nuestros socios occidentales la concesión de un crédito de aquí a una semana o dos", declaró. Kolobov propuso también la organización de una "gran conferencia internacional de donantes con la UE, Estados Unidos, el Fondo Monetario Internacional (FMI) y otras organizaciones financieras internacionales".

EVITAR LA BANCARROTA

Esta petición fue acogida positivamente por el ministro griego de Relaciones Exteriores, Evangelos Venizelos, cuyo país preside actualmente la presidencia rotativa de la UE.

" Debemos evitar una guerra civil, debemos evitar el colapso financiero y económico del país, y debemos celebrar una conferencia internacional para evitar la quiebra de Ucrania", sostuvo.

Paralelamente, los occidentales temen que la crisis de los últimos meses haya ahondado más la brecha entre el este rusófono y rusófilo, mayoritario, y el oeste nacionalista, donde se habla ucraniano. Sin embargo, en el terreno, las regiones más cercanas de Moscú no dan señales de desear una secesión.

La Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE) nombró a un enviado especial para Ucrania y propuso crear un grupo de contacto internacional para gestionar este "período de transición".

"No hay tiempo que perder" para ayudar a Ucrania, señaló el jefe de la diplomacia francesa Laurent Fabius. En este sentido, "está lo que prometió Rusia, y es deseable que nuestros socios y amigos rusos puedan seguir dando su apoyo" a la economía rusa, dijo.

Moscú prometió a Kiev en diciembre la concesión de un crédito de 15,000 millones de dólares y una importante rebaja del precio del gas. Sin embargo, hasta ahora, Rusia sólo ha transferido 3,000 millones de dólares y la entrega del monto restante es ahora más que incierta.

Rusia llamó el domingo a su embajador en Ucrania para consultas y amenazó con aumentar sus aranceles a las importaciones de Ucrania si Kiev se acerca a la UE.

Moscú denunció además actos de represión "en varias regiones de Ucrania, a través de métodos dictatoriales y a veces terroristas", así como violaciones a los derechos de la comunidad rusa en Ucrania.

MASACRE DE CIVILES

El derramamiento de sangre en Ucrania ha llevado a las nuevas autoridades de Kiev a abrir una investigación criminal por " asesinato en masa de civiles" contra Yanukovich y otros responsables de su gobierno, ahora bajo orden de arresto, anunció el ministro interino del Interior, Arsen Avakov.

Avakov afirmó además que Yanukovich intentó huir del país el sábado, desde la ciudad oriental de Donetsk. De allí se dirigió el día siguiente a Crimea (sur) con un equipo de guardaespaldas y armas.

Desde entonces, añadió el ministro, Yanukovich y el jefe de su administración, Andriy Klyuev, " viajaron en tres coches hacia una dirección desconocida".

El parlamento ucraniano fijó hasta el martes el plazo para formar un gobierno de unión nacional, que conducirá al país a las elecciones anticipadas convocadas para el 25 de mayo.

Estados Unidos pidió el lunes un gobierno tecnocrático multipartidista, que podría avanzar hacia las elecciones anticipadas.

"A partir de mañana (martes), los ucranianos podrán presentar su candidatura a la elección presidencial", es decir 90 días antes de la fecha prevista, conformemente a la ley ucraniana, indicó Olexandre Turchinov.

Sin embargo, las dificultades son abismales, admitió el nuevo presidente interino. "Estos tres últimos años, Ucrania ha funcionado gracias a créditos. Ningún gobierno en Ucrania ha trabajado antes en condiciones tan extremas", aseguró.

"Desde su independencia, Ucrania nunca había experimentado un desastre económico y político tan grande", estimó por su parte uno de los líderes de las protestas, Arseni Yatseniuk.

El banquero Stepan Kubiv fue nombrado en la dirección del Banco Central del país. "Hemos invitado a representantes del FMI para seguir las negociaciones e iniciar el nuevo programa que hoy necesita Ucrania", declaró.

Por su lado, la hasta ahora opositora Yulia Timoshenko, que sufre de hernias discales y apareció en silla de ruedas tras su sorpresiva liberación el sábado, viajará a Alemania, para recibir atención médica.

nlb