Luxemburgo. La Unión Europea, Estados Unidos, el Reino Unido y Canadá redoblaron su presión sobre el presidente bielorruso, Alexander Lukashenko, el día de ayer 22 de junio, con la imposición de sanciones coordinadas, en reacción al desvío de un avión en mayo para detener a un opositor.

"Estamos unidos en nuestra profunda preocupación por los continuos ataques del régimen de Lukashenko contra los derechos humanos, las libertades fundamentales y el derecho internacional", indicaron en un comunicado conjunto.

La lista que incluye 78 nombres y varias entidades fue publicada tras una reunión de ministros de Relaciones Exteriores de la UE en Luxemburgo. En el encuentro, los ministros decidieron además tomar medidas contra sectores clave de la economía del régimen de Alexander Lukashenko.

Siete personas, entre ellas los ministros de Defensa, Viktor Jrenin; de Transporte, Alexéi Avramenko, y el comandante de la fuerza aérea, Igor Golub, así como una entidad vinculada a la navegación aérea fueron sancionados por el desvío de un vuelo comercial operado por Ryanair, el 23 de mayo, hacia el aeropuerto de Minsk, con el fin de detener a dos pasajeros: el periodista disidente bielorruso Roman Protasévich, y su compañera rusa, Sofia Sapega. Las otras 71 personas y las siete entidades fueron sancionadas por la represión ejercida contra la oposición.

Lukashenko no emitió respuesta.