Varsovia. El Parlamento polaco aprobó el día de ayer una enmienda que permite rechazar a los inmigrantes en la frontera e ignorar las solicitudes de asilo presentadas por quienes entraron ilegalmente.

Los legisladores también dieron luz verde a un plan del gobierno para construir un muro que impida a los migrantes cruzar la frontera desde Bielorrusia, un proyecto cuyo costo se estima en 353 millones de euros, en un intento por detener el flujo de migrantes que intentan cruzar.

Los legisladores del Sejm, donde el partido gobernante Ley y Justicia (PiS) tiene una escasa mayoría, votaron para aprobar el proyecto de ley, que ahora pasará al Senado dominado por la oposición.

Miles de migrantes, en su mayoría de países de Medio Oriente como Afganistán e Irak, han cruzado o intentado cruzar la frontera entre Bielorrusia y la Unión Europea (UE), en Lituania, Letonia y Polonia, en los últimos meses.

Bruselas sospecha que el régimen de Minsk fomenta este flujo en represalia por las sanciones europeas impuestas por la represión política interna.

Según la nueva enmienda aprobada, un extranjero detenido en la frontera polaca tras entrar ilegalmente estará obligado a abandonar el territorio polaco y se le prohibirá temporalmente la entrada al país durante un periodo que oscila entre "seis meses y tres años".

Las autoridades polacas también tendrán derecho a "dejar sin examinar" una solicitud de asilo presentada por un extranjero detenido inmediatamente después de entrar ilegalmente, a menos que haya llegado de un país donde su "vida y libertad estén amenazadas".

Las organizaciones no gubernamentales han criticado a Polonia por haber impuesto el estado de emergencia en la frontera, lo que impide que las asociaciones puedan ayudar a los recién llegados y prohíbe el acceso a los no residentes, incluidos los periodistas.

Los guardias fronterizos argumentan que están actuando de acuerdo con las regulaciones gubernamentales enmendadas en agosto y ahora convertidas en ley. La legislación debe ahora ser firmada por el presidente Andrzej Duda, un aliado de los nacionalistas gobernantes, para que entre en vigor.

Van siete migrantes muertos

La policía polaca anunció el hallazgo del cuerpo de un hombre en la frontera con Bielorrusia, lo que eleva a siete el número de migrantes muertos en el límite oriental de la UE.

Un helicóptero que patrullaba en la zona halló el cuerpo el miércoles en un terreno, en una zona en estado de urgencia en la frontera bielorrusa, cerca del pueblo de Klimówka, detalló la policía polaca en Twitter.

El fallecido es un migrante sirio de 24 años, según informó la policía.