Jerusalén. El vicepresidente estadounidense, Mike Pence, anunció ante el Parlamento israelí que la embajada de Estados Unidos en Israel se trasladará de Tel Aviv a Jerusalén y abrirá para finales del 2019, antes de lo planeado.

En su discurso, Pence defendió la controversial decisión de reconocer a Jerusalén como la capital de Israel, la cual fue condenada por los palestinos y por sus aliados árabes.

Indicó que el gobierno avanzará en su plan en las próximas semanas y que la embajada abrirá sus puertas para fines del año entrante. Se pensaba que el cambio se concretaría en tres o cuatro años.

Pence comenzó su visita a Israel con una reunión con el primer ministro, Benjamín Netanyahu, en la que afirmó que es un honor encontrarse “en Jerusalén, la capital de Israel”.

Netanyahu dijo a Pence que era la primera vez que un dignatario extranjero podía pronunciar esas palabras con él, y le agradeció el “histórico” reconocimiento que Trump hizo de Jerusalén como la capital de Israel.

Un pequeño grupo de palestinos en Belén quemó murales con la imagen de Pence. En días anteriores, Pence visitó Egipto y Jordania como parte de su gira en Medio Oriente y se reunió con los dirigentes de ambos países. El rey Abdalá II de Jordania le advirtió que tenía que “reconstruir la confianza”, debido a la decisión sobre Jerusalén.