No hay espacio para una independencia de Hong Kong en el acuerdo "un país, dos sistemas" bajo el cual Pekín gobierna a la ex colonia británica, pero puede haber tolerancia para diferencias en sus sistemas, dijo un funcionario chino de alto rango.

Los líderes chinos están preocupados por un incipiente movimiento independentista en Hong Kong y por las recientes protestas en la ciudad. Reino Unido devolvió Hong Kong a control chino en 1997 bajo una fórmula de "un país, dos sistemas" que le otorga al territorio una amplia autonomía.

El Director de la Oficina de Asuntos de Hong Kong y Macao del Consejo de Estado de China Wang Guangya dijo a la revista hongkonesa pro Pekín The Bauhinia que "bajo (el acuerdo) 'un país, dos sistemas', no hay absolutamente ningún espacio para la 'independencia de Hong Kong'", en declaraciones que recogió el sábado el Diario de la Gente de China.

"Hong Kong es una parte inseparable del país, y ningún caso se permite una 'independencia de Hong Kong'. Es una cuestión fundamental que no se puede tocar", dijo Wang.

"El gobierno central tiene confianza y paciencia con Hong Kong. En tanto el principio 'un país, dos sistemas' no sea dañado, las diferencias en los 'dos sistemas' pueden ser absolutamente toleradas y respetadas", agregó Wang.

La semana pasada, el presidente chino Xi Jinping dijo al saliente jefe ejecutivo de Hong Kong Leung Chun-ying que el gobierno central de China apoya los esfuerzos del gobierno de Hong Kong de frenar movimientos que buscan promover la independencia del centro financiero internacional.