Nueva York. Una demanda contra el gobierno de Trump que busca frenar millonarias multas contra ocho mujeres indocumentadas que se refugiaron en iglesias para no ser deportadas, algunas con sus hijos, fue presentada este miércoles en una corte federal de Nueva York.

La demanda de un puñado de organizaciones de defensa de los inmigrantes acusa al Servicio de Inmigración y Control de Aduanas de Estados Unidos (ICE) y al departamento del Tesoro de querer imponer a estas mujeres multas “excesivas” e “inconstitucionales”, y exige acceso a información gubernamental al respecto

“Es muy injusto que esta administración nos esté multando por esta cantidad de dinero que no tenemos. Están buscando la forma de intimidarnos”, dijo en una teleconferencia de prensa la mexicana Edith Espinal, refugiada en una iglesia de Columbus, Ohio, desde el 2017, quien recibió en el verano boreal una carta del gobierno amenazándola con una multa de casi 500,000 dólares.

Las notificaciones fueron retiradas sin explicación, pero se volvieron a emitir varios meses después.

“No es justo que ICE nos ataque tanto, psicológica como mentalmente. Es difícil estar acá cada día y pensar que pueden entrar y hacer lo que quieran”, sostuvo la guatemalteca Hilda Ramírez, refugiada desde el 2016 en una iglesia de Austin, Texas, con su hijo Iván, que hoy tiene 14 años. Hilda Ramírez recibió una carta que le amenaza con una multa de 300,000 dólares.

Desde la llegada al poder de Donald Trump, que prometió deportar a millones de inmigrantes indocumentados, decenas de personas se refugiaron en iglesias, sinagogas o mezquitas consideradas “santuario”, a las cuales ICE ha optado por no entrar.

“Estas multas son parte de la continua campaña del gobierno del presidente Donald Trump para tener como blanco, castigar y denigrar a los inmigrantes de nuestro país y a sus defensores”, dijo a periodistas Lupe Aguirre, del Centro para los Derechos Constitucionales, una de las organizaciones acusadoras.

“Peligrosas”, las ciudades santuario

El objetivo “es aterrorizar aún más a esta comunidad”, estimó David Bennion, director ejecutivo del Free Migration Project, otra de las demandantes, junto a Grassroots Leadership y la Red de Santuario de Austin.

También hay en Estados Unidos ciudades santuario, como Nueva York o Los Ángeles, que no persiguen a los indocumentados por haber violado la ley migratoria federal.

El presidente estadounidense Donald Trump las considera “peligrosas” y recientemente anunció el envío de equipos de élite de la patrulla fronteriza a 10 de ellas, en una escalada contra quienes combaten sus planes de deportación de indocumentados. Busca, asimismo, retirarles fondos federales.