Los Ángeles. La venta de armas se disparó en Estados Unidos en las últimas dos semanas a medida que avanza el coronavirus. Las personas almacenan armas y municiones por temor a que la pandemia pueda desencadenar disturbios sociales.

“Hemos tenido un aumento de alrededor de 800% en las ventas. Todavía no me he quedado sin ningún calibre pero estoy cerca”, dijo David Stone, propietario de la tienda Dong’s Guns, Municiones y Recargas en Tulsa, Oklahoma.

El propietario precisó que la mayoría de los clientes que se apresuran a abastecerse de armas de fuego y municiones son compradores primerizos que se apoderan de cualquier cosa disponible.

“Es el miedo al coronavirus. Yo mismo no lo entiendo y creo que no es razonable”, explicó.

Protección ante lo impredecible

Este incremento en la venta de armas se ha experimentado en todo Estados Unidos ante el temor colectivo a un derrumbe del orden social si se intensifica la crisis sanitaria y económica causada por el virus.

Tiffany Teasdale, propietaria de Lynnwood Gun, ubicada en el estado de Washington, uno de los estados más afectados por el coronavirus, atestigua el aumento masivo en la venta con clientes inclusive haciendo fila una hora antes de que la tienda abra.

“Tenemos clientes que también están asustados porque se está diciendo a las fuerzas del orden que no respondan tanto a los llamadas debido a la escasez de personal”, añadió. “Así que mucha gente tiene miedo de que alguien entre en su casa para robar dinero, su papel higiénico, su agua embotellada, su comida”.

Las municiones ya escasean y los fabricantes trabajan sin parar para satisfacer la demanda.