Santiago. La alta Comisionada de Derechos Humanos y expresidenta chilena, Michelle Bachelet, dijo que siente “pena por Brasil” al recordar la defensa que el mandatario Jair Bolsonaro hizo recientemente de la dictadura de Augusto Pinochet en Chile, en la que justificó la muerte del padre de la socialista a manos de ese régimen.

A principios de septiembre, con la Amazonia en llamas a causa de los incendios forestales, Bachelet criticó la “reducción del espacio cívico y democrático” en el gigante sudamericano y Bolsonaro arremetió elogiando la dictadura de Pinochet (1973-1990).

“Si hay una persona que dice que en su país nunca hubo dictadura, que no hubo tortura, bueno, que diga que la muerte de mi padre por torturas permitió que (Chile) no fuera otra Cuba, la verdad es que me da pena por Brasil”, dijo Bachelet en entrevista con Televisión Nacional de Chile.

El exmilitar y actual mandatario brasileño celebró el “coraje” que tuvo la dictadura chilena para detener a la izquierda y a “comunistas como su padre”, un general de aviación que murió en la cárcel en 1974 tras ser torturado por el régimen.

Michelle Bachelet señaló que la “reducción del espacio democrático no es sólo en Brasil”, en medio de una extensa entrevista con TVN, difundida parcialmente por el diario La Tercera, en la que consideró que en derechos humanos “no hay ningún país que sea perfecto”.

En una entrevista que emitió la televisión chilena, además de hablar sobre Bolsonaro, Bachelet también abordó temas sobre las violaciones a los derechos humanos en Venezuela, la situación migratoria en Chile y Estados Unidos y las acusaciones de financiamiento irregular de su última campaña presidencial.

Bachelet reveló durante la entrevista que no se presentará a nuevas elecciones presidenciales.