Un líder del grupo Estado Islámico (EI) y otros yihadistas abatidos en un ataque aéreo estadounidense contra un campo de entrenamiento en Libia habían estado planeando atentados contra intereses occidentales y estadounidenses, dijo este viernes el Pentágono.

NOTICIA: ¿Cómo funciona el grupo yihadista Estado Islámico?

"Tomamos está acción contra (Noureddine Chouchane) y el campo de entrenamiento después de determinar que tanto él como los combatientes del EI en esa instalación estaban planeando ataques externos contra intereses occidentales y estadounidenses en la región", dijo el secretario de prensa del Pentágono, Peter Cook, sin dar detalles.

Aviones de combate estadounidenses lanzaron el viernes ataques aéreos contra militantes de Estado Islámico en el oeste de Libia, causando la muerte de unas 40 personas, en una operación que tuvo como objetivo a un sospechoso relacionado con dos mortales atentados perpetrados el año pasado en la vecina Túnez.

NOTICIA: ¿De dónde sale el dinero del Estado Islámico?

Se trata del segundo ataque aéreo de Estados Unidos en los tres últimos meses contra el EI en Libia, donde el grupo islamista se está aprovechando del caos generado tras el derrocamiento de Muammar Gaddafi en 2011 para construir una presencia en las costas del sur del Mar Mediterráneo.

El alcalde de la ciudad de Sabratha, Hussein al-Thwadi, dijo a Reuters que los cazas atacaron a las 03.30 de la madrugada, hora local (0130 GMT), impactando contra un edificio del distrito de Qasr Talil, donde viven trabajadores extranjeros.

Añadió que 41 personas perdieron la vida y seis resultaron heridas, aunque las cifras no pudieron ser confirmadas de inmediato por otros funcionarios.

Fuentes de la seguridad tunecina habían indicado que creían que combatientes del EI eran entrenados en campamentos próximos a Sabratha, que se encuentra cerca de la frontera con Túnez.

Un funcionario militar estadounidense dijo que uno de los objetivos del ataque era un destacado militante tunecino, Noureddine Chouchane, supuestamente vinculado con los ataques del año pasado contra un museo en Túnez y el balneario de Susa, que dejaron decenas de muertos.

Funcionarios han asegurado que ambos ataques, cuya autoría fue reclamada por el EI, fueron obra de hombres armados entrenados en Libia.

NOTICIA: EU aumentará 50% su presupuesto contra el EI

"Estamos analizando los resultados de la operación", dijo el coronel Mark Cheadle, portavoz del Comando en África del Pentágono.

El alcalde Thwadi dijo que varios funcionarios visitaron el lugar del ataque y hallaron armas en el edificio. Murieron varios tunecinos, un jordano y dos mujeres, y entre los sobrevivientes había algunos tunecinos que habían regresado hace poco a Sabratha, agregó. No ofreció más detalles.

Libia

Con información de AFP y Reuters

rarl