Washington. El jefe de la diplomacia de Estados Unidos, Mike Pompeo, informó que Israel tiene luz verde de Washington para anexar territorios palestinos, en medio de fuertes críticas en la Organización de las Naciones Unidas (ONU) a los planes del Estado judío.

“Las decisiones de extender la soberanía israelí a esos lugares son decisiones que deben tomar los israelíes”, declaró Pompeo a periodistas.

“Estamos hablando con todos los países de la región sobre cómo podemos conducir este proceso”, dijo.

Países árabes, especialmente Jordania que es un aliado de Washington, alzaron su voz cuando el primer ministro israelí Benjamin Netanyahu anunció que ya la semana próxima anexará zonas cisjordanas ocupadas.

Pero Pompeo precisó que Netanyahu y estados del Golfo respaldan un plan anunciado en enero por el presidente Donald Trump que habilita anexiones israelíes y propone crear un estado palestino desmilitarizado.

“Lamento que solo la Autoridad Palestina se haya rehusado a participar en eso”, manifestó Pompeo.

“Sigo esperanzado en que en las próximas semanas empecemos a progresar para lograrlo”, agregó sobre el plan de Trump.

La ONU solicita que no lo haga

El secretario general de Naciones Unidas, António Guterres, y la Liga Árabe hicieron un reclamo conjunto a Israel para que desista de sus planes para anexar una parte del territorio de Cisjordania ocupada.

“Pido al gobierno israelí que abandone sus planes de anexión”, expresó Antonio Guterres durante una videoconferencia del Consejo de Seguridad de la ONU en la que participaron varios ministros.

De su lado, el secretario general de la Liga Árabe, Ahmed Abul Gheit, aseguró que la anexión “destruirá cualquier perspectiva de paz en el futuro”.

Esta constituye la última reunión internacional previo a que Israel ponga en marcha sus planes de anexar territorios ocupados, previstos para el 1 de julio.

Guterres reiteró el objetivo de larga data de una solución de dos Estados, con un Estado palestino independiente, contiguo, soberano y viable, con Jerusalén como la capital de ambos estados.

“El posible movimiento del gobierno israelí para anexar partes del territorio palestino ocupado constituiría, si se implementa, una seria amenaza para la estabilidad regional”, resaltó a su vez Aboul Gheit.

La anexión, “un crimen”

Para el coordinador de la ONU para Medio Oriente, Nickolay Mladenov, la anexión “podría alterar irrevocablemente la naturaleza de las relaciones israelo-palestinas”.

“Se corre el riesgo de terminar más de un cuarto de siglo de esfuerzos internacionales en apoyo de un futuro Estado palestino viable que viva en paz, con seguridad y reconocimiento mutuo con el Estado de Israel”, agregó.

Cualquier anexión de los territorios palestinos ocupados por Israel sería “un crimen”, afirmó al Consejo de Seguridad de la ONU el jefe de la diplomacia palestina, Riad al Malki, advirtiendo de “repercusiones inmediatas” si esos planes se concretan.

“La anexión no es solo ilegal. Es un crimen”, aseveró al Malki.

Momentos de enorme tensión.