El gobierno de Jair Bolsonaro relanzó este miércoles el programa de ayudas para las familias más pobres con un aumento del 20%, que entrará en vigencia en noviembre, a menos de un año de las elecciones presidenciales en Brasil.

El plan Auxilio Brasil reemplazará al popular Bolsa Familia, creado por el exmandatario Luiz Inácio Lula da Silva (2003-10), favorito de los sondeos para los comicios de octubre de 2022, y que beneficia a 14.7 millones de familias.

Según el ministro de Ciudadanía, Joao Roma, las ayudas variarán en función de lo que perciben los beneficiarios:

"El programa permanente tiene valores que oscilan desde menos de 100 reales (unos 18 dólares al cambio actual) hasta superiores a 500 reales (90 dólares)", dijo a la prensa.

Además, el gobierno prevé ampliar hasta 16.9 millones la cantidad de familias beneficiarias.

El Bolsa Familia entrega actualmente un promedio de 190 reales (unos 34 dólares) por mes. Con el alza, esa media llegará a 228 reales, aún por debajo de la línea de pobreza de 261 reales (47 dólares) de ingreso mensual establecida por la Fundación Getulio Vargas.

El anuncio tuvo lugar tras la divulgación de un informe de una comisión del Senado que recomendó la imputación de Bolsonaro por varios delitos relacionados con su caótica gestión de la pandemia del coronavirus.

La popularidad del mandatario, que buscará la reelección, está en el nivel más bajo desde que llegó al poder en 2019.

Inicialmente previsto para el martes, el anuncio sobre la ayuda social fue postergado por diferencias del gobierno con el área económica, ante la intención del mandatario de incrementar a 400 reales (72 dólares) el monto de las ayudas de las familias en situación de pobreza extrema hasta finales de 2022.

Los temores sobre la situación fiscal pesaron el martes en el mercado: la bolsa de Sao Paulo cayó 3.28% y el dólar trepó casi 1.4% hasta 5.60 reales.

Sin embargo, la iniciativa de Bolsonaro, que busca acoger a cerca de 20 millones de beneficiarios que dejarán de recibir en noviembre el "Auxilio Emergencial" implementado por la pandemia, no está descartada.

"Estamos intentando (...) atender esa necesidad con responsabilidad fiscal", indicó Roma.

Thais Zara, economista senior de LCA Consultores, señaló: "La actualización (del 20%) se pagará con recursos por debajo del techo de gasto. Sin embargo, existe una demanda de que, temporalmente, el beneficio no sea inferior a 400 reales y este complemento probablemente se pagará con recursos extra-tope, (...) cuya viabilidad aún no está clara".

Una vez consensuada en el gobierno, la propuesta debe pasar por el Congreso.