Hong Kong reinstauró este lunes nuevas restricciones a sus habitantes para intentar contener la cuarta ola de contagios de Covid-19 que sacude a la ciudad.

Desde hace casi un año, Hong Kong prohíbe las reuniones de grandes grupos y cerró sectores de su economía ante picos en los contagios. Lo que limitó los casos a cerca de 6,000, y los fallecidos en 109, para una población de 7.5 millones de habitantes.

Sin embargo, en los últimos días, los contagios por coronavirus diarios subieron a más de 100, lo que obligó a las autoridades a volver a imponer las estrictas restricciones de primavera y verano.

"Esta nueva ola llegó muy rápido a Hong Kong", afirmó ante los periodistas Carrie Lam, jefa del Ejecutivo de la región. Las nuevas medidas entran en vigor este miércoles, añadió.

Unos 170,000 empleados públicos trabajarán desde sus casas, salvo si su presencia es esencial, y Lam pidió al sector privado que siga esta medida.

Las reuniones públicas se reducen a dos personas y en los restaurantes sólo podrán servir a dos personas por mesa. Los colegios, bares y discotecas seguirán cerrados.

No obstante, las nuevas restricciones se extienden a otros lugares de ocio, como karaokes, parques de atracciones y salones de mahjong (juego de mesa chino). Los gimnasios y salones de belleza permanecerán abiertos por con estrictos límites de aforo.