París.- El presidente Nicolas Sarkozy confirmó este lunes por la noche que una única "y misma persona" cometió los tiroteos contra un centro de enseñanza judío y contra militares en dos ciudades del suroeste de Francia, y anunció que elevaba al máximo el nivel de alerta antiterrorista en esta región.

"Sabemos que es la misma persona, la misma arma la que mató a los militares, los niños y un profesor", declaró Sarkozy al final de un encuentro en el palacio presidencial del Elíseo en presencia del primer ministro Franóois Fillon.

"No conocemos las motivaciones de este criminal", aunque "arremetiendo contra niños y un profesor judío, la motivación antisemita parece evidente", declaró Sarkozy.

"Este acto es odioso, no puede quedar impune. Todos los medios, absolutamente todos los medios disponibles", serán empleados para impedir que este criminal vuelva a delinquir, agregó el jefe del Estado, precisando que el martes se reuniría con representantes de la comunidad judía.

"En lo referente a nuestros soldados, sabemos que dos eran de confesión musulmana, que un tercero era antillano, pero no conocemos las motivaciones aunque podemos imaginar que el racismo y la locura asesina están en este caso relacionados", añadió el jefe del Estado.

Un hombre que circulaba a bordo de una motocicleta robada mató el lunes a tres niños y su profesor en una escuela judía de Toulouse (sudoeste). El mismo hombre, utilizando el mismo modus operandi, mató a tres militares durante los últimos ocho días, en Toulouse y en la ciudad vecina de Montauban.

Frente a la amenaza de un asesino en serie, el presidente anunció "medidas de protección excepcionales en la región" del sudoeste. "Decidí que se activaría el plan Vigipirate de color escarlata", dijo.

Es la primera vez que se activa el grado máximo del plan Vigipirate, que evalúa la amenaza terrorista, en Francia, en nivel rojo desde los atentados en Londres en julio de 2005.

Sarkozy, candidato a su reelección en las presidenciales del 22 de abril y el 6 de mayo, anunció asimismo que suspendía su campaña electoral "al menos hasta el miércoles", día del funeral de los soldados asesinados.

apr