El transbordador Norman Atlantic, incendiado el pasado 28 de diciembre cuando cubría la ruta entre Grecia e Italia, aún tiene 1,200 toneladas de combustible a bordo, informaron hoy los técnicos encargados de la inspección.

Los técnicos realizaron la enésima inspección a la nave atracada en el puerto italiano de Brindisi, donde el comandante de la capitanería, Mario Valente, dijo que varios incendios se registraban a bordo del ferry, por lo que las labores se han visto obstaculizadas.

Precisó que en la revisión de este martes 6 de enero los técnicos midieron la temperatura de la parte inferior de la nave, pues existe el temor de que las llamas al interior puedan causar el calentamiento del bunker en el que se encuentra el combustible.

Dijo, sin embargo, que las temperaturas no causaban preocupación y eran mantenidas bajo control.

Según los medios, resulta imposible eliminar el combustible debido a que el barco está inclinado y una operación de ese tipo resulta riesgosa.

Indicaron que se espera una estabilización de la situación que permita el ingreso en condiciones seguras de los peritos nombrados por la fiscalía de Bari, que investiga por homicidio múltiple, naufragio y lesiones culposas al capitán del Norman Atlantic, al propietario del barco y a varios miembros de la tripulación.

La víspera el fiscal Giuseppe Volpe informó que los técnicos desaconsejaron trasladar la nave al vecino puerto de Bari, aunque aseguró que no existe riesgo de pérdida de combustible.

Las autoridades no han dado aun el número oficial y definitivo de víctimas del incendio, que era aún de 11, más dos marineros muertos durante un accidente ocurrido cuando buscaban enganchar el ferry a un remolcador.

Tampoco se han establecido las causas del incendio, que habría iniciado en el garaje del barco.

Según Volpe, las autoridades griegas no han proporcionado todavía una lista de pasajeros completa. Confirmó que habría entre 10 y 18 desaparecidos.

rarl