La extradición a Estados Unidos del empresario Alex Saab, señalado testaferro del presidente Nicolás Maduro, dejó en suspenso las negociaciones entre el gobierno y la oposición de Venezuela, que debían reanudarse este domingo en Ciudad de México.

Los delegados de Maduro no acudieron a la mesa, como habían adelantado en rechazo a la extradición de Saab el sábado desde Cabo Verde, ante lo cual su contraparte instó a retomar el diálogo "cuanto antes".

"Ninguna persona es más importante que el pueblo venezolano", dijo este domingo Gerardo Blyde, jefe de la delegación opositora, en rueda de prensa en Ciudad de México.

Blyde admitió, sin embargo, que "no parece viable" un regreso inmediato de la delegación gubernamental para cumplir la cita que debía finalizar el próximo miércoles.

El gobierno de Maduro anunció el sábado que no asistiría a este encuentro luego de que Saab, empresario colombiano con nacionalidad venezolana, fuera extraditado a Estados Unidos, que lo acusa de lavar dinero para el chavismo.

Maduro había intentado sumarlo a la comitiva que busca resolver la grave crisis política y económica, que ha empujado a emigrar a unos cinco millones de venezolanos.

Es una "expresión profunda de nuestra protesta frente a la brutal agresión" contra Saab, dijo en Caracas Jorge Rodríguez, jefe del Parlamento y de la delegación oficialista.

"Responsable del hambre"

Saab, de 49 años, comparecerá el lunes ante una corte de Florida, informó el Departamento de Justicia de Estados Unidos.

En declaraciones a la AFP, Manuel Pinto Monteiro, abogado de Saab, calificó de ilegal la extradición por considerar que el proceso en Cabo Verde no se realizó totalmente.

Venezuela tildó el procedimiento como un "secuestro" de su "embajador", pues Saab recibió la nacionalidad venezolana y un título diplomático mientras estaba preso en el país africano.

Por su parte, el líder opositor Juan Guaidó, reconocido como presidente encargado de Venezuela por 60 países, celebró la extradición.

"Los venezolanos, que hemos visto la justicia secuestrada por años, respaldamos y celebramos el sistema de justicia de los países democráticos como Cabo Verde, nación que reconocemos por su independencia y firmeza en medio de tantas presiones", escribió en Twitter, lamentando la decisión del gobierno de levantarse de la mesa.

Saab y su socio Álvaro Pulido, cuyo paradero se desconoce, están acusados en Estados Unidos de dirigir una red que explotaba un sistema de subsidios alimentarios en Venezuela.

Según Washington, transfirieron unos 350 millones de dólares fuera de Venezuela a cuentas que controlaban en Estados Unidos y otros países y corren el riesgo de ser condenados a 20 años de prisión.

Saab fue acusado en julio de 2019 en Miami por lavado de dinero y arrestado en junio de 2020 durante una escala de avión en Cabo Verde.

El presidente colombiano, Iván Duque, dijo en Twitter que la extradición "es un triunfo en la lucha contra el narcotráfico, el lavado de activos y la corrupción que ha propiciado (la) dictadura de Nicolás Maduro".

"Colombia (...) seguirá apoyando a los Estados Unidos en investigación contra red de crimen transnacional liderada por Saab", agregó.

La máxima corte de Cabo Verde autorizó el mes pasado entregar a Saab a Estados Unidos, agotados todos los recursos judiciales.

"Con este proceso se inicia el tránsito hacia la justicia de alguien que ha robado millones de dólares a los venezolanos, quien es responsable directo del hambre y la crisis humanitaria", dijo en un comunicado Julio Borges, representante en el exterior de Guaidó.

Figura clave

El gobierno de Venezuela luchó de forma incansable por la liberación de Saab, que denunció "malos tratos y tortura" durante su detención en Cabo Verde, y convocó para este domingo a una marcha en el centro de Caracas. "Alex Saab, secuestrado por el imperio", dice el panfleto acompañado por una foto del empresario.

"Nunca antes el chavismo hizo tanto por alguien", explicó a la AFP Roberto Deniz, periodista del sitio Armando.info, que ha escrito exhaustivamente sobre el caso Saab y sobre quien pesa una orden de captura en Venezuela por "instigación al odio".

La exfiscal general de Venezuela, Luisa Ortega, lo ha catalogado como "principal testaferro de la autocracia" de Maduro y su familia, y aseguró el sábado que su extradición "es un logro para quienes buscamos justicia contra los responsables de la tragedia y el caos que viven los venezolanos".

Tras confirmarse la extradición, las autoridades revocaron una medida de casa por cárcel contra seis exdirectivos petroleros que cumplen condena en Venezuela por corrupción y los llevaron a una prisión desconocida.

Aunque la medida no guarda oficialmente relación, cinco de ellos tienen nacionalidad estadounidense y el otro, residencia permanente en ese país.

"Mi papá solo le dijo a mi mamá: "Nos vienen a buscar", y más nada. No sabemos a dónde va. Otra vez es una desaparición forzosa", dijo a la AFP Verónica Vadell, hija de Tomeu Vadell, uno de los exejecutivos de Citgo, filial de la petrolera estatal PDVSA.

kg